Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 20 de Julio de 2019

Otras localidades

El día de los Reyes Malos

Si el 6 de enero es el día de los Reyes Magos, el día 14 de mayo perfectamente podría serlo de los Reyes Malos. Al menos en este fragmento de península que llamamos España.

El día 14 de mayo, en el año del señor de 1814, celebramos la vuelta de Fernando VII al trono de España. Una celebración que, vista en perspectiva, tenía tanto sentido como los judíos celebrando la victoria electoral de Hitler.

¿Qué de dónde volvía Fernando? Pues volvía del exilio que le había impuesto Napoleón cuando puso a su hermano José en el trono de España. A José Bonaparte le pusimos el sobrenombre de “Botella”, por una supuesta afición al bebercio que ni era cierta ni los españoles del siglo XIX eran tampoco los hombres más abstemios que han poblado la Tierra. Una vez librados de Pepe Botella, a Fernando VII, el borbón que veíamos como amo legítimo de nuestros destinos, le pusimos el sobrenombre de “El Deseado”. Un sobrenombre algo precipitado, como cuando Tomás Roncero decía que Robinho era el “nuevo Pelé”.

España, mientras el rey no había vuelto, se había reunido y había hecho una Constitución en Cádiz que quería hacer nuestra sociedad algo más justa y abierta. No tardó “El deseado” en demostrar que sus intenciones no iban por ahí. Primero derogó la Constitución y unos años después, cuando un levantamiento quiso reinstaurar lo establecido en la Constitución de Cádiz, llamó a una especie de Patrulla-X del absolutismo conocida como “Los cien mil hijos de San Luís”. Estos soldados, venidos de otros países europeos, se encargaron de recordar a los españoles que el liberalismo no casaba bien con nuestro clima, y que mucho mejor volver al absolutismo de toda la vida.

No puedo acabar la sección sin recordar el ranciofact: ten cuidado con lo que desees, que se puede hacer realidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?