Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 22 de Julio de 2019

Otras localidades

Woody Allen: "Moriré en mitad del rodaje de una película"

El director neoyorquino, tras ser repudiado por un sector de Hollywood, avisa a sus detractores que sus esfuerzos y su tiempo solo están encaminados a trabajar: "No tengo tiempo de pensar en movimientos sociales y políticos"

Woody Allen, junto a Jaume Roures, en la presentación del rodaje de su nueva película /

Dice Woody Allen que le cuesta salir de Nueva York pero San Sebastián es un buen lugar para pasar el verano. Repudiado por un sector de la industria americana tras las acusaciones de abusos a su hijastra, el director asegura que solo le roba el sueño su trabajo. "Mi filosofía siempre ha sido que no importa lo que pase, siempre ha sido estar centrado en mi trabajo y no importa qué pase en mi vida con mi esposa, con mis hijos, con la actualidad, los políticos… No me importa lo que pase, mi tiempo y mis esfuerzos lo absorben mi trabajo No pienso en parar de trabajar, no tengo tiempo de pensar en movimientos sociales y políticos, me interesa las relaciones humanas, la gente y la comedia”, ha sentenciado a una de las primeras preguntas sobre su situación actual tras el boicot sufrido en EEUU y el movimiento #MeToo.

Y ese trabajo pasa por rodar desde este miércoles y hasta el 20 de agosto su nueva película, una comedia romántica ambientada en el festival de San Sebastián con los españoles Sergi López y Elena Anaya en el reparto. "Me parece una de las historias más bonitas que he leído jamás, un privilegio, una suerte de la vida, un day dream el formar parte de este proyecto. Ayer le conocí, me parecía una persona absolutamente entrañable, un genio, una leyendo y un placer de la vida ponerme en sus manos", declaraba la intérprete.

Le acompañarán en esta cinta Gina Gherson y Wally Shawn. El argumento de la cinta se centra en los festivales de cine, principalmente en el de San Sebastián, algo que nace del interés de Allen de mostrar su visión acerca de estos eventos cinematográficos. Lo hará a través de una comedia de líos amorosos, algo que el genio ha cultivado durante su carrera. De momento, lo único que pueden adelantar es un título provisional, Rifkins Festival, y el estreno de la película en el próximo año.

El rodaje se llevará a cabo en la capital donostiarra –la playa de la Concha y el Boulevard incluidos- y alrededores, un territorio que ha acogido al director con los brazos abiertos en un momento en el que su carrera se tambalea. Su última cinta, Día de lluvia en Nueva York, sigue sin distribución en EEUU tras un litigio con Amazon. Europa, en cambio, ha acogido al cineasta. La película se estrenará en Italia y el próximo 4 de octubre en España.

El director también ha hablado de la situación del género de la comedia en Estados Unidos. No cree que sean tiempos oscuros ni que haya "una correlación entre las dificultades en EEUU y el tenso clima político y el hacer reír a la gente”. "Si algo es gracioso, el público se ríe, incluso a veces la gente se ríe mucho más fácilmente con las situaciones más difíciles", confiesa optimista.

A sus 83 años no piensa en retirarse, de hecho dice que nunca se le ha pasado por la cabeza. Todos los días de su vida, asegura, los pasa pensando en su trabajo. Y, como si fuera un mensaje a sus detractores, avisa: "Probablemente moriré en mitad del rodaje de una película". 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?