Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

Otras localidades

ENTREVISTA ENTREVISTA Àngels Barceló entrevista al director Alejandro Amenábar

La foto que le devolvió la vida con 83 años

Paquita González Jourdà recupera, ochenta años después, el único objeto personal que tuvo su padre en el campo de concentración de Mauthausen

()

Paquita González Jourdà fue fotografiada de pequeña con el típico posado de los años cuarenta. Esta estampa, única pertenencia personal de su padre en el campo de concentración de Mauthausen, fue confiscada por las autoridades alemanas. La fotografía ha vuelto a las manos de su protagonista devolviéndole la vida. Un retrato, que se ha podido recuperar, en gran parte, por la investigación del historiador de la La Universidad Rovira i Virgili de Tarragona  Antonio Muñoz.

Antonio Muñoz se ha asomado esta tarde a La Ventana para contarnos esta historia. Encontró la ficha de Francisco González, padre de la protagonista, junto a una foto. Se propuso devolvérsela a la protagonista y su investigación le llevó a un pequeño pueblo del municipio barcelonés de Sallent llamado Cabrianes, pueblo que aparecía en la ficha de los nazis. Allí, Antonio encontró a su familia y esta puso en contacto al historiador con Paquita, "el encuentro con Paquita fue como conocer a una vieja amiga".

Esta foto la acaba de recuperar ochenta años más tarde gracias al historiador asturiano Antonio Muñoz . En la imagen , fotos de los padres de Paquita y que fueron recuperadas por Antonio Muñoz / Robin Townsend (EFE)

Francisco González, padre de Paquita, trabajó como conductor de autobuses durante la Guerra Civil. Con la victoria del bando nacional termina exiliándose en Francia donde un año más tarde, en 1940, es capturado y llevado a un campo de concentración. El padre de Paquita terminaría en enero de 1941 en Mauthausen y posteriormente en Dachau. 

Su mujer, Teresa Serra, también exiliada, logró reencontrarse con su marido después de que los aliados liberasen Dachau. A Paquita, su hija, por motivos bélicos la dejaron en su pueblo con dos años de edad. Diez años después la volvieron a ver gracias a la labor de un 'pasador', un profesional cuya función era guiar por los Pirineos a gente que huía de la dictadura. 

A sus 83 años de edad, Paquita González Jourdà, ha recuperado la estampa que acompañó a su padre, Francisco, en sus peores momentos. 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?