Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 25 de Agosto de 2019

Otras localidades

Sharon Tate, 50 años de su asesinato

El 8 de agosto de 1969 tuvo lugar el asesinato que conmocionó a Hollywood a manos de Charles Manson

La madrugada del 9 de agosto de 1969 es una de fecha grabada a fuego en la historia de Hollywood. Como se dice en el libro Moteros tranquilos, toros salvajes de Peter Bisking “una omnipresente sensación de terror y paranoia se instaló sobre la ciudad como una capa de niebla, sacudida por violentas corrientes de desasosiego”. Esa noche, en el número 10.050 de Cielo Drive, fueron asesinadas 5 personas, entre ellas Jay Sebring, un conocido peluquero de estrellas de Holywood, Voytek Frykowsky, Abigail Folger y la actriz Sharon Tate, la mujer del director Roman Polanski, que estaba embarazada de 8 meses.

Sharon Tate nació en la ciudad tejana de Dallas el 24 de enero de 1943. Fue la mayor de tres hermanas. Su padre era militar y la familia cambió varias veces de residencia durante su infancia y juventud. En 1960 fue destinado a Italia y toda la familia se trasladó a vivir allí.

En Italia comenzó su relación con el mundo del cine. Trabajó como extra en la película Cuando se tienen 20 años, un film en el que intervenían Paul Newman, Susan Strasberg y Richard Beymer. Con este último, Richard Beymer, que acababa de protagonizar West Side Story, empezó a salir y fue él quien la animó a que hiciera carrera en el cine. Poco después conseguía otro papelito en Barrabás.

En 1963 firmó un contrato de siete años con una agencia y comenzó a aparecer con pequeños papeles en series de televisión, en anuncios y revistas. Salió brevemente en La americanización de Emily hasta que le llegó su primer papel importante. La película se titulaba El ojo del diablo y en ella Sharon Tate hacía de una bruja que ejercía una poderosa influencia sobre un matrimonio formado por David Niven y Deborah Kerr. Coincidiendo con el rodaje de la película, la Metro produjo un cortometraje en el que se la promocionaba. El director de El ojo del diablo, J. Lee Thompson, auguraba que muy pronto se convertiría en una gran estrella.

Cuando finalizó el rodaje de El ojo del diablo, Sharon Tate se estableció en Londres y fue allí donde conoció a Roman Polanski. El director polaco estaba preparando “El baile de los vampiros” y la productora quería que Sharon hiciera uno de los papeles principales. Al principio, Polanski se negó porque no la veía adecuada para el papel, pero más tarde cambió de opinión. Cubrió su rubio cabello con una peluca pelirroja y le dio el papel de Sarah Shagal.

Por entonces Sharon mantenía una relación con Jay Sebring, un famoso peluquero de estrellas de Holywood, pero cuando comenzó el rodaje de El baile de los vampiros rompió con él e inició su romance con Polanski.

Su siguiente película fue No hagan olas, con Tony Curtis y Claudia Cardinale en donde hacía de una surfista llamada Malibú. Prácticamente solo salía en bikini y se explotaba únicamente su lado más sexy.

En 1967 rodó El valle de las muñecas junto a Barbara Perkins y Patty Duke. Allí interpreta a una actriz a la que, precisamente, solo valoran por su físico y no por su talento. Sharon Tate fue nominada a los Globos de oro como actriz revelación. Una nominación que le sirvió para conseguir uno de los principales papeles de su siguiente película: La mansión de los siete placeres en donde interpretaba a una agente secreto, experta en artes marciales.

“La mansión de los siete placeres” es el film que Tarantino homenajea en “Érase una vez en Hollywood”. Bruce Lee fue el encargado de enseñar a Sharon algunos de los movimientos, patadas y golpes que da en la película.

Cuando terminó de rodar la película, Roman Polanski pidió a Sharon que se casara con él. La ceremonia se celebró en Londres el 20 de enero de 1968 en el registro civil de Chelsea. Sharon lucía un minivestido de tafetán color crema y Polanski una chaqueta verde oliva de estilo eduardiano. Después de la boda la pareja viajó por Europa. En mayo estuvieron en el festival de Cannes, donde Polanski era miembro del jurado. Una edición marcada por las manifestaciones y huelgas de mayo del 68.

Cuando el Festival fue suspendió, Polanski y Sharon Tate viajaron a Italia y luego regresaron a Los Ángeles. Allí fue cuando Sharon se quedó embarazada. Como necesitaban una casa más grande alquilaron una mansión en la que antes habían vivido el empresario discográfico Terri Melcher y la actriz Candice Bergen. El 12 de febrero de 1969 firmaron el contrato de arrendamiento.

Sharon se trasladó a Roma para filmar la que fue su última película ¿Cuál de las trece?, en la que también intervenían Vittorio Gassman, Orson Welles y Vittorio De Sica.

A comienzos del verano regresó a Los Ángeles. El 20 de julio vio con sus padres y hermanas la llegada del hombre a la luna. Polanski permanecía en Londres preparando un nuevo proyecto, El día del delfín. Sharon pasó sus últimos días en casa junto al que fue su novio Jay Sebring y los amigos de Roman Polanski Voytek Frykowsky y Abigail Folger. La noche del 8 de agosto de 1959 entraron en su domicilio sus asesinos, Susan Atkins, Ted Watson, Patricia Krenwinkel y Linda Kasabian.

En sus memorias Roman Polanski confiesa que el tiempo que vivió al lado de Sharon Tate fue la época más felices de su vida. De ella destaca su bondad, su alegría natural, su amor a las personas y a los animales, a la vida en general. Tenía, decía el director, un gran sentido del humor. Cuando murió tenía tan solo 26 años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?