Últimas noticias Hemeroteca

, 18 de de 2019

Otras localidades

Macaulay Culkin no está solo en casa, está en Sonorama

El festival de Aranda de Duero abre sus puertas en una jornada de bienvenida donde Ladilla Rusa, Siloé y Mastodonte sobresalieron

Imagen de la fiesta de apertura del Sonorama este miércoles. / ()

Dicen que la vida es eso que pasa entre Sonorama y Sonorama, pues bien, acaba de comenzar ese limbo en el espacio-tiempo donde todo lo que pasa en Aranda de Duero es mágico. La ciudad se prepara para vivir su semana grande, esos días donde sus paisanos dejan de ver el suelo de sus calles, por los bares además de vino sirven agua fantasía y el murmullo en sus pequeñas calles se mezcla con música, mucha música. La espera ha terminado y los encargados de abrir el telón han sido bandas como Ladilla Rusa, Mastodonte, Siloé, Presumido y la sorpresa de la jornada que fue Comandante Twin.

El dúo catalán llamado Ladilla Rusa tienen el honor de contar con el temazo del verano. ‘KITT y los coches del pasado’ es una mezcla de Camela y un homenaje a aquellos que viven una doble vida. Ya saben eso de que José María por las noches es Mariví. Con sonar el comienzo de la canción (digna de los autos de choque) ponen patas arriba el recinto arandino. Este par de periodistas, que no viajan ni en bus ni en furgoneta pero sí en coche fantástico, ha sabido jugar sus bazas y potenciar al máximo su música irónica para poder encabezar días como el de la bienvenida del Sonorama 2019.

Y es que Ladilla Rusa sabe jugar en todos los niveles. Sabe reírse de uno mismo como cuando a su cantante Víctor Fernández Clares admitía que se le estaba viendo una de sus partes bajas sobre el escenario, pero también sabe ponerse serio y dar un mensaje tan reivindicativo como necesario en los festivales: “No es no, sí es sí”. También sirven de profesores de baile y te enseñan hasta tres tipos de pasos para los más maquineros, y es que su música muta de lo flamenco más cañí y quinqui hasta el petardeo maquinote de las discotecas del levante o de los parkings de la mismísima Fabrik.

‘Bebo (de bar en peor)’, ‘Criando Malvas’, ‘Atrás’ y ‘Chucherías Mari’ sonaron para mostrar al público -cada vez más entregado según pasaban las horas de la noche- su disco ‘Estado del malestar’. Entre medias sonó ‘Macaulay Culkin’. El hitazo que les ha puesto en el mapa del indie más canalla.

Víctor y Tania, el dúo que forma Ladilla Rusa, agradecían a Sonorama y a todo el mundo los bailes que estaban recibiendo y que “hubiese tanta peña” sobre el que ahora es ya el recinto antiguo del festival de Aranda de Duero. Recordemos que el evento está de estreno aunque esta novedad la cataremos en la jornada del jueves. La noche llegaba a su fin y parecía que los catalanes habían exprimido todos sus temazos pero se sacaron de la manga algo inesperado y “una cosa que no se debe hacer”. Sí. Repitieron ‘Macaulay Culkin’. No podía acabar de otra manera su concierto.

Siloé y la bienvenida sonorámica

Una de las grandes sorpresas de la jornada de bienvenida de la XXII edición de Sonorama fue Siloé. El talentoso Fito Robles demostró que hay vida más allá del sota, caballo y rey del indie. Esgrimió sus dos discos ‘La verdad’ y ‘La luz’, una analogía perfecta de lo que es su música. Unas letras llenas de verdad y con un sonido que iluminaron un el escenario y dos templetes donde él y su compañero sobresalían a cada canción que tocaban.

El vallisoletano no se dejó nada. Ni ‘La verdad’, ni ‘La niebla’ -está le sirvió para cerrar su show-, ni ‘El poder’. Tuvo tiempo hasta para meter una versión de ‘Toro’ (de El columpio asesino) cuando terminaba uno de sus últimos trabajos ‘Daños trágicos’. “Bienvenidos al mejor festival del mundo, Coachela está a mucha distancia”, dijo Fito mientras el público se venía arriba.

Durante todos los conciertos y el de Mastodonte (donde el actor Asier Etxeandia demuestra que sabe hacer más cosas que interpretar papeles para estar nominado a los Goya) veíamos cientos de festivaleros disfrazados. Los vencedores un chico de Queen, un grupo de Boomer (ese chicle que se enrollaba hasta el infinito) y Futurama, un disfraz que contaba cómo va a ser el cartel Sonorama dentro de 40 años con grupos como Antiguedades Carminha, Viejos Mutantes, La Maravillosa Orquesta del Sintrón y Vetusta Morla Este Año Tampoco Viene. Comandante Twin -que fueron la sorpresa del día- y Presumido completaron una fiesta de bienvenida a la altura de los mejores años de Sonorama aunque cabe destacar que hubo demasiadas aglomeraciones en las barras con colas de hasta media hora.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?