Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

Una estrategia infecta

La atención de Vox entre un menor magrebí que roba un bolso y un español que mata a tres mujeres está en el menor

El 16 de septiembre un hombre mató a tres mujeres: a su exesposa, a la madre de esa mujer y a su hermana. El 16 de septiembre Santiago Abascal, en su cuenta de Twitter, informa de la detención de un marroquí por agredir y retener en su piso a su mujer (“otro caso aislado, progreso de pacotilla”, dijo). Ese, para él, fue el suceso del día.

Desde esa fecha y hasta el día en que un hombre mata a su mujer, delante de sus dos hijos, y hasta hoy, las cuentas de Vox y de su líder, su estrategia política, difunden detenciones de extranjeros por delitos de abusos, una violación, y, sobre todo, menores: niños extranjeros protagonistas de cualquier incidencia o suceso, grave o leve. Hay incluso una noticia relacionada con denuncias falsas. No se cuelga noticias de crímenes probadas, pero se difunden denuncias falsas. Eso merece una atención desbordante y una difusión extraordinaria. Eso y los manteros.

¿Qué ocurre? Primero. Políticamente, digo políticamente, la atención de Vox entre un menor magrebí que roba un bolso o arrastra por los pelos a una mujer por la calle, y un español que mata a tres mujeres, está en el menor. Y segundo, los asesinatos de mujeres a manos de hombres extranjeros son aprovechados para endosárselos a todos porque, cito a Abascal, “multiculturalismo en vena, importamos a los peores”.

Y si los asesinatos de mujeres los cometen los españoles, campaña contra la ideología de género, y todas las violencias son iguales. No es la negación de un problema monumental admitido por el resto de grupos políticos, es la propaganda de una estrategia infecta y legitimada por los partidos que han usado y legitimado la presencia de personas así en la vida pública y política española para que les aupasen al poder.

Quien no entienda en el PP y en Ciudadanos la gravedad del problema, que observe el vídeo de la discusión entre Almeida y Ortega Smith; fue el alcalde a reñirle, le dio la razón en el fondo y casi termina de las orejas poniéndose detrás de la pancarta que fue a afear.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?