Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Carles Mundó: "Tengo la sensación de haberme quitado un peso de encima"

El exconseller de Justicia de la Generalitat de Cataluña, condenado este lunes a 60.000 euros de multa y un año y 8 meses de inhabilitación, ha sido entrevistado por Pepa Bueno este martes a partir de las 20:00 horas

El exconseller de Justicia de la Generalitat de Cataluña, Carles Mundó, ha sido entrevistado por Pepa Bueno este martes en 'Hora 25' un día después de hacerse pública la sentencia del 'procés'. Mundó es uno de los tres exconsellers en libertad provisional y condenado por el Supremo a una multa de 60.000 euros por un delito de desobediencia, al que se suma un año y 8 meses de inhabilitación de empleo y cargo público.

Es uno de los tres procesados sin condena de sedición o malversación y sin pena de prisión por lo tanto. "Creo en la política y creo en la justicia" dijo usted en el juicio ante el Supremo en su alegato final. Conocida ya la sentencia, ¿sigue diciendo lo mismo?

Evidentemente incluso antes de que se celebrara el juicio creo en la política por supuesto porque me parece la única vía posible de resolver las cuestiones políticas y evidentemente creo en la justicia. Otra cosa es que todas las respuestas de la justicia me parezcan justas.

Ustedes, desde el independentismo, han considerado excesiva la sentencia conocida ayer, la derecha nacionalista española la considera blanda... el Supremo ha condenado hechos. No fue rebelión pero se utilizó la fuerza de la calle, la presencia de miles de personas implicadas en el referéndum ilegal para impedir el cumplimiento de la ley. El referéndum era ilegal. ¿Estos hechos son objetables?

Que la derecha española considere blanda la sentencia no es noticia porque de hecho no han dejado de intentar hinchar un globo, el globo de la rebelión, que incluso el Tribunal Supremo les ha desmentido. Nos hemos pasado prácticamente dos años leyendo atestados a la Guardia Civil, generalmente filtrados a la prensa, donde se construye un relato fundamentando la rebelión y subrayando una violencia que no estaba en ningún sitio, la Fiscalía ha tomado al pie de la letra estos atestados, el juez instructor también. Muchos partidos políticos han utilizado esto para hablar continuamente de golpe de estado y resulta que al final el supremo descarta la rebelión, con lo cual estoy convencido que la derecha española que usted citaba -para utilizar la misma frase- le importaba muy poco aclarar los hechos, saber la verdad y lo que pretende simplemente es utilizar la justicia para su particular venganza

La sentencia recoge pormenorizadamente todos los requerimientos que se les hizo a usted y a los otros dos consejeros condenados por desobediencia como miembros del Govern advirtiéndoles de las consecuencias penales de avalar con su firma los decretos que desarrollaban las leyes de la ruptura -ya sabe que se les conoce así- del mes de septiembre que habían sido declarados nulos o ilegales por el constitucional. ¿Estos hechos los reconoce?, usted los reconoció en el juicio.

Le agradezco las preguntas pero yo estas preguntas ya las respondí ante el juez con lo cual usted lo habrá leído. A mi me han condenado por desobediencia por participar en la aprobación básicamente de dos decretos y principalmente el de convocatoria del referéndum que se celebró el 1 de octubre. Si esto es desobediencia pues que me condenen, no tengo ningún problema. Para mí lo relevante es que el referéndum del 1 de octubre pone encima de la mesa la necesidad de buscar soluciones a una cuestión que es netamente política y por lo tanto lo que se celebró en Cataluña el 1 de octubre pone de manifiesto cuando más de dos millones de personas acuden a votar es que hay un problema político pendiente de solución y a partir de ahí puede tener muchas derivadas y muchas interpretaciones, pero si alguien está interesado en buscar soluciones haríamos bien en dejar de hablar del código penal y empezar de política.

Pero estamos hablando hoy porque hay una sentencia y querría saber su valoración de esa sentencia. Querría saber qué ha sentenciado el Tribunal Supremo, malversación y sedición para la mayoría de los acusados

A mí me parece profundamente injusta la sentencia porque considero que condena por sedición en base a una violencia que no ha existido y condena por malversación en base a un gasto que no se ha producido. A partir de ahí me parece que es una mala respuesta a una situación política que lejos de acercarnos a ninguna solución probablemente por la dureza de las condenas porque estamos hablando de condenas de cárcel de entre 9 y 13 años, que a alguien le pueden parecer pocos pero es una auténtica barbaridad y sino que piensen en todo lo que pueden hacer durante todo este tiempo. Me parece que esto no va a ayudar en nada a buscar soluciones mientras haya personas en la cárcel que se les relacione con una cuestión de orden político me parece que estaremos atascados en el problema.

La última vez que usted y yo hablábamos en una entrevista, acababa de pasar 33 días en prisión provisional. Leo ahora que usted piensa reclamar por esa estancia en la cárcel.

Creo que es lo que tiene que hacer cualquier ciudadano responsable que le hayan absuelto del delito del que le acusan, que no le condenen a ni un sólo día de cárcel. Por tanto, si alguien por una decisión equivocada ha privado de libertad a cualquier ciudadano durante 33 o un solo día, tiene no solamente el derecho de reclamar sino el deber. Si esta reclamación, que comprenderá que no la hago por el interés de resultado económico, da algún tipo de resultado, es una compensación que no será para mí sino para seguir dando a las familias de las personas que lo están pasando mal con sus familiares en la cárcel.

Señor Mundó, ¿usted comparte lo que ha dicho hoy Quim Torra de "lo volveremos a hacer"?

Usted me podrá creer o no, pero yo no sé ni he escuchado al president de la Generalitat. No sé en qué contexto habrá dicho esta expresión. Ni la comparto ni dejo de compartirla. En cualquier caso, usted sabe que la opinión que yo pueda tener ahora en torno a determinadas posiciones políticas, cada uno le dará el valor que quiera. Yo no estoy de forma activa en la política, con lo que tan interesante es mi opinión como la de cualquier ciudadano. Si hubiese escuchado al president de la Generalitat y el contexto en que se han producido seguro que no tendría ningún problema y lo sabe. Lo que no quiero es hablar a ciegas.

Un ciudadano normal que ha dejado la política y que ayer fue absuelto de los delitos más graves que se juzgaban en el procés y condenado a una multa. Pero usted es un ciudadano catalán que ha estado muy cerca de la política y creo que usted tiene una opinión sobre la actitud del president de la Generalitat que está llamando a los ciudadanos a la desobediencia civil.

No sé si exactamente está llamando a la desobediencia civil. en cualquier caso, si que es trasversal. Me parece que si mucha gente no comparta una decisión judicial tiene todo el derecho del mundo a criticarla. Esto seguro que se lo podrá escuchar incluso al presidente del Tribunal Supremo. Todas las decisiones están sujetas a la crítica. Con lo cual si en el marco de la libertad de expresión hay quien, y en Cataluña hay centenares de miles de personas, que no comparten esa sentencia, tienen todo el derecho del mundo de manifestarse de forma cívica y pacífica. Es la única forma de la que yo entiendo la movilización y la protesta.

¿Le preocupa como ciudadano lo que estamos viendo? Ayer ya hubo heridos. Hay una persona que perdió un ojo, otro tiene una lesión grave en un testículo. ¿Teme como ciudadano que se pueda desbordar?

Sinceramente, no tengo ningún dato para pensar eso. Lo que lamento profundísimamente es que se produzcan estos episodios. Entre todos lo que se tiene que proteger es el derecho fundamental a la manifestación con lo cual yo creo que una obligación de los poderes públicos es hacer posible el derecho de los ciudadanos a manifestarse pacíficamente.

¿El ciudadano Mundó qué cree que tendría que pasar ahora políticamente en Cataluña?

No voy a ser muy original, le responderé hoy lo mismo que le hubiese respondido hace dos años si me hace esta pregunta: encauzar cualquier circunstancia en el contexto de la política. Me parece que estamos ante un problema de naturaleza política y no es un conflicto residual en Cataluña y esto lo demuestran unas elecciones tras otras los partidos que defienden la independencia, que consiguen resultados remarcables. En el último ciclo electoral, todas las elecciones las han ganado partidos independentistas. Desde una posición sensata y responsable lo correcto sería entender que hay un conflicto y tratar de buscar soluciones. De sentarse en una mesa, de escucharse los unos a los otros, de no poner en un debate ningún límite a la hora de que cada cual exponga sus posiciones y a partir de ese punto de partida estoy convencido que se pueden encontrar soluciones. Visto lo visto parece que hay que insistir en lo obvio. La única solución posible solo se puede enmarcar en la lógica de la política. Y la política significa el pacto. Y siempre se ha dicho que un buen pacto es aquel que deja insatisfecho por igual a las dos partes. Creo que insistir en la vía penal, poner ciudadanos que se dedican a la política en la cárcel no solo no resuelve el problema, sino que lo agrava. Estoy convencido que hay muchos ciudadanos españoles de buena fe que no entienden que el Gobierno de España y el de los Diputados conjunto de los partidos del Congreso persistan en negar la posibilidad de hablar de todo. Hablar de todo no significa aceptar todo lo que propone el otro. Significa entenderlo, y, a partir de entender al otro, y esto vale para ambas partes, es seguramente el camino más corto para encontrar soluciones

¿Vale también para los catalanes que no quieren la independencia?

Por supuesto. En Cataluña hay muchísima gente que entiende que la forma de resolver esta cuestión es al final del camino encontrar una urna. Y esto lo defienden ciudadanos que quieren la independencia y ciudadanos que no quieren la independencia. En Cataluña, como en el conjunto del Estado español los ciudadanos antes que independentistas o no independentistas son demócratas.

Aquellas elecciones a las que usted se presentó las ganó Ciudadanos, un partido que no quiere la independencia y no quieren el referéndum. Son catalanes también quienes les votan, ¿verdad?

Es el partido que consiguió más escaños: 36 de un total de 135. Pero se quedó lejos de formar una mayoría. No es más importante la opinión de un independentista que la de un ciudadano que vote a Ciudadanos. Las dos opiniones son idénticamente importantes, pero esto es tan cierto como que en Cataluña cuando hay elecciones hay alrededor de la mitad de personas que cuando emiten su voto está planteando la necesidad de resolver un conflicto político, porque es una opción absolutamente respetable como la contraria quiere pronunciarse sobre el futuro político de Cataluña y quiere que Cataluña se convierta en una república. Lo que no es aceptable es que como a uno no le guste, de esto no se puede hablar.

¿Qué tal está? Porque ahora está en otras circunstancias que entonces. ¿Qué tal la vida civil?

Personalmente, al conocer la sentencia es innegable la sensación de haberme quitado un peso de encima, pero al mismo tiempo no es una felicidad ni mucho menos completa porque me parece muy dolorosa y muy excesiva la sentencia que condena de 9 a 13 años de cárcel a personas que son más útiles en la calle buscando soluciones que en la cárcel como fruto de una incapacidad política para resolver la cuestión. Personalmente, me siento muy bien. Desde enero del año pasado me reincorporé a mi despacho de abogado, con lo cual no tengo ninguna queja en cuanto a mi estado de ánimo y desde ayer, por supuesto, es un peso de encima que me he quitado. 

Gracias y suerte. 

Muchísimas gracias y suerte para todos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?