Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 16 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Lo acuciante y lo que viene luego

Más pronto que tarde, vamos a tener que dar respuesta a las preguntas políticas de fondo que, inexplicablemente, han desaparecido del debate

VÍDEO: Pablo Palacios

Esta sentencia no cambiará nada. Otra sentencia no hubiera cambiado nada. Ninguna sentencia podía cambiar nada, Los perjuicios han echado raíces demasiado profundas y la temperatura emocional es altísima. La sentencia es importante, por supuesto, para la suerte de los encausados, para crear jurisprudencia, para fajarse en los tribunales europeos, para la batalla de imagen internacional… asuntos todos muy relevantes pero alejados de los puntos neurálgicos del conflicto en Cataluña y con Cataluña. Ahora lo acuciante es acertar en la respuesta a los disturbios que van a continuar y no es nada fácil aunque, en esta ocasión, la actitud de los Mossos sea irreprochable. Porque respetar el derecho ciudadano a la protesta y reprimir las acciones de los violentos exige voluntad, cabeza y buena suerte. Sabiendo además que el acierto y el desacierto en la gestión de este delicadísimo momento puede influir en el resultado de las elecciones del día 10 de noviembre.

Pero, por encima de la coyuntura y como esto no puede seguir así, más pronto que tarde, vamos a tener que dar respuesta a las preguntas políticas de fondo que, inexplicablemente, han desaparecido del debate: ¿Pueden la Cataluña independentista y la no independentista poner en común algún proyecto de futuro? ¿puede reencajarse Cataluña en un proyecto nacional de España? Porque, ahora evidentemente, no lo está. ¿Cómo? ¿sigue valiendo el actual Estatuto? ¿cabría reformarlo? ¿en qué sentido? ¿qué asimetrías caben en nuestro actual modelo? ¿las aceptarían las demás comunidades autónomas? ¿sería viable alguna fórmula tipo ley de claridad canadiense o similar? ¿es una solución el Estado federal? ¿hay alguna otra fórmula o ninguna vale porque el independentismo ya ha roto amarras? El hecho cierto, aunque muy doloroso, es que la actual Cataluña política no encaja en la actual España política. O cambia la actual política en Cataluña o cambia la actual política en España. O ambas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?