Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

'El asesino de los caprichos', un thriller con crímenes, arte y dinero negro

Dos mujeres policías, interpretadas por Maribel Verdú y Aura Garrido, investigan unos extraños crímenes que se han cometido en pleno centro de Madrid. Unos asesinatos que tienen que ver con los grabados de Goya

Aura Garrido y Maribel Verdú protagonizan 'El asesino de los caprichos' /

Unos misteriosos asesinatos. Unos crímenes que, en un primer momento, no tienen explicación y dos mujeres policías encargadas de resolver el caso. El tercer elemento de El asesino de los caprichos es Goya porque las agentes descubren muy pronto en el escenario de las muertes se reproducen algunos de los grabados del artista aragonés. El director y productor Gerardo Herrero leyó hace tres años el guion de Ángela Armero y una de las cosas que más le gustó es que las protagonistas fueran dos mujeres policías. “Cuando yo empecé este proyecto no existía el movimiento Me too y no se hablaba del empoderamiento de las mujeres, ni siquiera existía esa palabra”, explica.

Es la primera vez en toda su carrera que Maribel Verdú interpreta a una inspectora, una mujer dura y solitaria. “Es una mujer que tiene que hacerse valer en un mundo de hombres, sobre todo por su edad”, nos cuenta la actriz. “Además no tiene vida personal. No tiene marido, no tiene hijos”. Aura Garrido, por el contrario, ha sido Guardia Civil en La niebla y la doncella y la veremos la semana que viene como Ertzaina en El silencio de la ciudad blanca. En El asesino de los caprichos es una joven subinspectora que intenta compaginar su vida personal y familiar y su trabajo. “Se nota mucho que este guion lo ha escrito una mujer porque veo conflictos generacionales y cosas muy reales que tenemos a nuestro alrededor”, dice.

Para preparar sus papeles las dos visitaron comisarías; hablaron con mujeres policías; estudiaron sus movimientos; su manera de trabajar y se quedaron sorprendidas por el alto nivel de formación y profesionalidad que tenían la mayoría de estas agentes. “Yo tenía muchas dudas por si era muy joven para el papel y una policía me contó que no. Nos decía que las bajas maternales las aprovechan para preparar oposiciones”, apunta Aura Garrido. “Date cuenta de que los policías ahora estudian mucho y están todo el rato opositando. No es como antes. Sobre todo, estudian Derecho”, apunta Maribel Verdú.

La película está ambientada en un mundo que pocas veces vemos en el cine: el mundo del arte, es decir, coleccionistas, exposiciones y subastas. Un mundo en donde se maneja mucho dinero, en ocasiones dinero en negro. “Haciendo la película descubres todo lo que hay detrás del Arte. Los cuadros tienen mucho valor. No tiene nada que ver con otras ramas de la Cultura”, afirma Gerardo Herrero. “Hay cuadros que están en bancos y que cambian de mano y no salen de ese banco, pero jamás se van a colgar en una pared, ni siquiera de una casa. Hay gente que compra, por ejemplo, un Picasso y encarga una copia para ponerla en casa. El verdadero lo tiene en una caja fuerte”, nos dice Aura Garrido.

Todo esto se deja entrever en El asesino de los caprichos. Dos mujeres policías que investigan unos extraños crímenes que se han cometido en pleno centro de Madrid. Unos asesinatos que tienen que ver con los grabados de Goya.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?