Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 09 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Roberto Fonseca: "La música es un lenguaje universal. Con ella es difícil mentir a la gente"

El pianista caribeño estrena su nuevo álbum 'Yesun' en el que combina diferentes géneros musicales como el jazz, el reggae o la electrónica con los ritmos cubanos.

La fuerza cultural de Cuba es innegable. Es una cultura que mezcla influencias procedentes de todas partes del mundo. El pianista cubano Roberto Fonseca se ha consolidado en las últimas décadas como una de las figuras más representativos del latin jazz

Está vinculado con la música desde que era un niño. Su madre es la vocalista Mercedes Cortés, ex bailarina del famoso cabaré Tropicana, su padre es batería y sus dos hermanos mayores, Emilio y Jesús “Chuchito” Valdés Jr., uno toca la batería y otro el piano. Siempre cuenta, sin embargo, que su gran referente musical es Ibrahim Ferrer, director y productor del Buena Vista Social Club, grupo al que él mismo llegó a pertenecer. De hecho, se encuentra de gira por España junto a su compañera Omara Portuondo, todo un icono de la música caribeña que decía en una entrevista publicada recientemente que no podía pensar en otro pianista mejor para acompañarla.


Roberto, has tocado en auditorios como el Albert Hall de Londres o el Beacon Theatre de Nueva York. Tal vez el estudio de la SER se te queda pequeño…

No. A veces no es tan importante el lugar como la química que hay en el lugar y ser bien recibido y me siento muy cómo aquí.

Estuviste nominado a un Grammy como mejor disco te jazz latino ¿perdiste frente a alguien a quién tú admiras o contra alguien que hizo reggaeton?

Para mi ya estar nominado es un premio porque es un gran reconocimiento. Ganar o no ganar es otra cosa. El cariño y la aceptación del público es el mejor regalo que puedo tener.

Una de tus grandes cualidades es la improvisación ¿no hay dos conciertos iguales?

Realmente no. Los temas son todos los mismos, pero las improvisaciones intento que sean siempre diferentes. Si las haces igual todos los días estás mintiéndole al público y no estás expresando lo que verdaderamente estás sintiendo. Para mí es muy importante tener la improvisación en cada tema porque ese es el momento en que estás expresando cómo te sientes, lo que piensas etc.

En Cuba la música está muy presente en las calles. Ahora que estás en Madrid ¿notas que le falta música?

Realmente Cuba es una fábrica de músicos. Nosotros, como estamos rodeados de mar, somos muy melancólicos: expresamos todo a través de la música. Siempre vas a ver música en Cuba. No es que a Madrid le falta música, hay que ir a los lugares donde allá música. Es una cuestión cultural también.

¿Cuántos géneros musicales han salido de La Habana?

Muchísimos. Como nos gusta tanto y somos musicalmente de mente muy abierta, lo que intentamos es usa elementos de otros ritmos y hacer una especie de mezcla. Ahí es donde aparecen los nuevos estilos,

¿Cómo es la educación musical en Cuba?

Muy fuerte. Una de las cosas que mejor tenemos en Cuba es la educación musical porque nos enseñan música clásica. Todo músico que tenga la base de música clásica, si tiene ritmos y todas esas cosas, salen cosas maravillosas.

En Cuba habéis pasado épocas de mucha austeridad, ¿la música os ayudaba a la evasión?

Pienso que en la música uno expresa todo lo que siente. Mucha gente expresa mucha alegría, otros optimismo y otra mucha decepción también. Eso para en todos los países. La música es un lenguaje universal. Con ella es difícil mentir a la gente. No todo el mundo tiene las mismas vivencias. Nosotros reflejamos en la música todo lo que vivimos.

En tu caso y en de otros compañeros y amigos tuyos músicos cubanos ¿ese lenguaje os ha permitido conversar mejor con Estados Unidos, un país con el que siempre habéis tenido una relación complicada?

La música es el lenguaje universal y con los estadounidenses siempre nos hemos llevado bien, independientemente del gobierno que esté. De hecho, juntos fuimos los que creamos el latin jazz, concretamente Dizzy Gillespie con Chano Pozo. Nosotros nos volvemos locos cada vez que escuchamos jazz y ellos se vuelven igual de locos al escuchar música cubana. Para nosotros es muy importante tener este encuentro. Es una lástima que por problemas de gobierno no tengamos más acercamiento, pero sí, conversamos muy bien.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?