Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 09 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Euskadi exporta paz

La cooperativa Mondragón trabaja asistiendo a exguerrilleros de las FARC para su reincorporación en la vida social. Su proyecto ha tenido tanto éxito que ha sido uno de los programas más alabados en el Foro de la Paz celebrado esta semana en París

Euskadi está facilitando la construcción de la paz en Colombia, y lo hace a través de la cooperativa de Mondragón, un modelo que, con el apoyo de Europa, se está intentando implantar en Colombia para integrar a unos 13.000 de exintegrantes de las FARC.

Después de décadas de terrorismo en el País Vasco, la organización trata de trasladar su experiencia de post conflicto y proceso de pacificación a Colombia, en palabras de Carlos Barandiaran, Director de Negocio de Consultoría de la cooperativa.

La de Mondragón es una de las cooperativas industriales más grandes del mundo, con unos 82.000 trabajadores. “Es una federación de cooperativas donde cooperativas en donde las cooperativas individualmente tienen bastante libertad para decidir su futuro, pero es un grupo que tiene los mecanismos de cooperación y solidaridad muy fuertes”, explica Barandiaran, en el que los socios están en el centro de todo y todos deciden.

También destaca el arraigo en el territorio. “Somos catalizadores del desarrollo del territorio de los lugares donde estamos ubicados e intentamos desarrollar un modelo equitativo de distribución de riqueza”. Barandiaran recuerda momentos duros durante los años en los que el terrorismo estaba presente en el País Vasco, pero “hemos sabido solventar muchas dificultades y desarrollar solidaridad competitiva en tiempos muy complicados de crisis económica o de conflicto”, subraya.

Por eso este modelo es similar al que se está implantando ahora en Colombia. Se busca desarrollar allí un proyecto socioeconómico de reintegración colectiva y su experiencia de éxito ha llamado la atención a la Unión Europea, que ha financiado un proyecto para exportar su modelo con el objetivo de reinsertar a ex integrantes de las FARC.

Las dificultades de los exintegrantes de las FARC en Colombia son enormes, según explica Barandiaran. “Están ubicados en espacios territoriales de reincorporación y capacitación que son los lugares donde viven, trabajan e intentan producir”. Se trata de territorios cedidos que no les pertenecen, y uno de los problemas es la búsqueda de espacios para construir y generar economía.

Para los excombatientes el proceso supone un cambio sustancial, como para las comunidades en las que viven y trabajan. El objetivo, explica Barandiaran, es “trabajar el concepto de la reparación y la reconciliación”, pero todavía son pequeñas las comunidades y Mondragón quiere “desarrollar grupo y cooperación” para que el modelo sea sostenible. Algunas de las cooperativas que se han formado todavía necesitan avanzar en asuntos como la inversión u ordenar la actividad económica.

“El proyecto ha permitido dejar una capacidad importante instalada en los órganos colegiados y de gestión y operación de nuestra organización a nivel central o nacional, así como irradiar esta capacidad a las organizaciones en los territorios. Lo que nos ha permitido visualizar y empezar a funcionar con los órganos de gobierno, con los órganos de control, con la planificación estratégica y la planificación operativa de nuestras acciones. Nos ha permitido generar modelos organizativos y modelos de gestión para las organizaciones en territorio”, destaca uno de los beneficiados del proyecto.

La pesca, el turismo, la agricultura, la agroindustria y el textil son los nichos de producción en los que están trabajando. A través de la cooperativa quieren “construir cadenas de valor que vayan desde la producción hasta el mercado”, cuenta Carlos Barandiaran. De hecho, para la piscicultura ya existe financiación para esa cadena, a través del fondo europeo para la paz en Colombia y el Gobierno colombiano. En Euskadi la economía está más basada en la industria y sin embargo en Colombia se debe incorporar una transformación, ya que allí predomina el mundo rural.

LKS Next y Alecop Group, Cooperativas de MONDRAGON, junto con ALC, han presentado su proyecto en el Foro de Paz internacional que se ha celebrado esta semana en París. La futura presidente de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, se interesó por la experiencia de la cooperativa. Barandiaran asegura que ya se están consiguiendo muchos objetivos para “construir futuro en común”. El espíritu que les transmiten los excombatientes es su deseo de reparar, olvidar esa etapa de su vida y trabajar en la unidad con la comunidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?