Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

'Merlí: sapere aude': filosofía, sexo y debates terrenales

El esperado spin off de la aclamada serie de TV3 llega a Movistar+ con Carlos Cuevas y María Pujalte de protagonistas

"Que en tiempos de velocidad, de tecnología, de violencia y de capitalismo se pare un momento la máquina y se diga, 'bueno vamos a ver aquí qué dijeron estos señores en la antigua Grecia, es un milagro la verdad", dice el joven actor

'Merlí: sapere aude' | Entrevista a Carlos Cuevas y María Pujalte / Laura Vilá

‘Merlí. Sapere Aude’, el esperado spin off de la aclamada serie de TV3 ‘Merlí’, llega a Movistar el 5 de diciembre. ‘Sapere Aude’ centrada en el personaje de Carlos Cuevas, Pol Rubio, arranca tres semanas después de la muerte de Merlí, en ella nuestro nuevo protagonista no sabe qué hacer con su futuro y, animado por su padre y por Bruno, acaba volviendo a las aulas para estudiar filosofía y seguir los pasos de su maestro. La carrera es más dura de lo que él esperaba, pero poco a poco confirma que la filosofía es realmente su vocación.

La ficción creada por Héctor Lozano ha sido escrita por él mismo y producida por Movistar+ junto a Veranda TV, ha contado con el mismo equipo creativo y técnico de las temporadas anteriores, garantizando el sello ‘Merlí’ que tanto gustó a los espectadores de la serie original. A pesar de las similitudes que pueda haber entre ambas Menna Fité, director de la serie, ha insistido en que no se trata de una temporada más de ‘Merlí’, “lo que no queríamos en ningún caso era hacer una cuarta temporada de la serie original, nos hemos alejado todo lo que hemos podido siguiendo la estela de lo que había y respetando aquellos conceptos que pensábamos que más podían interesar al público y que más nos apetecía seguir haciendo”. La serie ha crecido en todos los sentidos, “hemos hecho una historia que es más madura: los guiones, el tratamiento de los personajes, su propio comportamiento… porque al final no deja de ser gente que ya es más mayor, el propio sentido de la serie nos llevaba a un lugar más maduro”. La producción ha contado con un mayor presupuesto que les ha permitido una puesta en escena más rica, descubrir la ciudad de Barcelona y enseñar más cosas dentro de la propia serie, “es una plataforma distinta y también lo que se está viendo y así queremos que sea, queremos que sea una serie diferente de la que fue”, dice Fité.

La serie no es lo único que ha madurado, también lo ha hecho Pol, ha pasado de ser el chulito del instituto a una persona más serena. Carlos Cuevas confiesa haber crecido con él y eso le permite interpretarlo “de una manera más vulnerable, hacer un personaje más cambiante, que no tiene todo claro en la vida, que está encontrando su lugar y aceptándose a sí mismo”. Entre los profesores de la facultad Pol descubre a María Bolaño, una catedrática irreverente y de lengua viperina que pronto se convertirá en su nueva profesora admirada. María Pujalte interpreta a esta profesora de ética que encontramos en un momento de crisis vital y eso, según cuenta Pujalte, dificulta las relaciones que establece con el mundo. La Bolaño es el nuevo referente de Pol, pero en ningún momento se pretende que sea un simple reemplazo del fantástico personaje de Francesc Orella, la actriz dice que son completamente diferentes “es como recoger el legado de un personaje que ha sido potentísimo y bellísimo y que ha dejado un poso, y uno coge el legado de eso pero es otra persona, es otra circunstancia, otra realidad, es como seguir la herencia, tomar el testigo y otro personaje nuevo”. La relación profesor-alumno también es distinta, hay más distancia entre ellos, Cuevas cuentas que es una relación “de dos personas que se reconocen entre ellos porque quieren lo mismo y comparten el mismo tipo de ambiciones e inquietudes. Pol la admira por su manera de dar las clases y ella ve en él el embrión de lo que será un buen profesor o alguien inquieto por una materia que ambos aman”.

Las clases de ética que dirige Bolaño son un punto clave en el transcurso de la historia porque “por un lado es una clase accesible en la que no hay conceptos complejos y abstractos que a la gente le puedan resultar farragosos y le puedan marcar distancia, y además son clases donde se plantean dilemas que son universales”. Director y creador esperan que al acabar cada capítulo los espectadores puedan reflexionar sobre lo que se plantea, “se están poniendo sobre la mesa dilemas éticos que cualquiera puede reconocer y que te llevan a pensar en lo que estás viendo y en cómo influye eso en tu vida o incluso qué opinas tú sobre eso y por qué y a lo mejor incluso cambiar de opinión”. Todo ha crecido, pero mantiene la misma esencia, se sigue dando la misma importancia a los temas tratados en ‘Merlí’, ‘Merlí. Sapere Aude’ seguirá reflexionando sobre la muerte, las relaciones humanas o el sexo, que estará muy presente. Con total naturalidad se trata este tema tanto dentro como fuera de las aulas, veremos sexo de todo tipo y bastante explícito.

En la universidad Pol forma un nuevo grupo de amigos: Rai, Biel, Oti y Minerva. Rai, interpretado por Pablo Capuz, es la incorporación de mayor importancia, es un chico de clase social alta con bloqueos emocionales a causa de la relación que tiene con su familia y tiene carencias afectivas que hacen que le cueste relacionarse con el resto. Rompe todos los esquemas de Pol y, a la vez, su ambigüedad y el hecho de ser la novedad despierta su interés. Las pasiones, deseos y envidias van a estar presentes en el día a día de este grupo de amigos, pero a pesar de ello el grupo se afianza y se vuelven inseparables.

No todo son novedades, veremos a lo largo de estos ocho episodios de cincuenta minutos caras conocidas, la más recurrente la de Bruno. Él también tiene una nueva vida, empieza la carrera de historia y crea un nuevo grupo de amigos, pero estará siempre pendiente de Pol. David Solans, quien da vida a este personaje, confiesa que entre ellos habrá una relación un poco tensa, un “quiero que estés en mi vida, pero me recuerdas quién era y eso no me gusta, o me recuerdas quién soy”. Por el flash forward que se hizo al final de la serie original sabemos que Bruno y Pol acabarán juntos, pero eso no les ha condicionado a la hora de escribir porque en siete años pueden pasar muchas cosas y, además, Fité considera que ese vacío es un punto a favor para ‘Sapere Aude’: “nos da un plus de interés, has visto una serie donde había una elipsis de siete años y luego ves un resultado, pero tú esa elipsis no la llenas, para ti es una continuidad directa, pero de repente nosotros llenamos ese hueco con lo que yo creo que el día que acabemos la serie será interesante volver a ver el último capítulo de la serie original, porque aquel Pol que tu pensabas que era el mismo convertido en profe es una persona totalmente distinta a la que le han pasado cincuenta cosas y leerás una historia distinta”.

A Cuevas que hoy en día exista una serie que hable abiertamente de filosofía le parece un milagro: “que, en tiempos de velocidad, de tecnología, de violencia y de capitalismo se pare un momento la máquina y se diga ‘bueno vamos a ver aquí qué dijeron estos señores en la antigua Grecia…’ es un milagro la verdad”, dice el actor. Además de ser un milagro, ‘Merlí. Sapere Aude’ es un homenaje a Merlí. Su título, dice el creador, “resume el legado de Merlí”, y añade: “lo que él les decía a sus alumnos: ‘tenéis que cuestionar las cosas, tenéis que reflexionar, pensar por vosotros mismos, no aceptar lo que os viene dado’, esto es ‘Sapere Aude’”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?