Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 18 de Febrero de 2020

Otras localidades

Sebastián Piñera: "No vi venir la violencia, es algo que nadie anticipó"

El presidente de Chile habla con Àngels Barceló sobre la COP25 que no pudo acoger y sobre la situación en su país tras casi dos meses de protestas

Sebastián Piñera, presidente de Chile, ha hablado en 'Hoy por Hoy' sobre la COP25 que no se pudo celebra en su país a causa de las protestas y también sobre cómo su Gobierno reprimió las mismas.

¿Cómo está usted viviendo la COP25 en la distancia?

La cumbre es una instancia decisiva, fundamental, no podemos fallar. Aquí, la ciencia ha hablado en forma fuerte y clara y ha dicho que el problema es grave, que no lo estamos enfrentando con la voluntad y la urgencia que se requiere, y que se nos está acabando el tiempo. La juventud, incluyendo a Greta Thunberg, ha hablado con fuerza haciéndonos un llamado moral a que los que tenemos posiciones de liderazgo asumamos nuestras responsabilidades. La ciudadanía en todo el mundo está pidiendo que no sigamos con este ritmo lento porque vamos derechos a una catástrofe. Por eso, yo espero que en estos días que quedan de la COP25, podamos pasar de las palabras a la acción.

¿Será un fracaso si no se consiguen los objetivos que usted está enumerando?

El principal objetivo para lo cual está mandatada la COP25 es darle vida al artículo 6 del Acuerdo de París, que es el que permite involucrar al sector privado. Pero tenemos que ir mucho más allá. Me inquieta y me preocupa que Estados Unidos no sea parte de la COP, me preocupa que los cinco países más grandes en esta materia de emisiones de gases de efecto invernadero (EEU, Chila, Japón, India y Rusia) no hayan tomado conciencia y no estén ejerciendo un rol de liderazgo en esta COP25. Lo que está en peligro no es el planeta Tierra, que durante 4.000 millones de años ha soportado inundaciones, diluvios, aerolitos y tiempos de enfriamiento; lo que está en peligro es la sobrevivencia de los seres humanos.

Lamentaba la nula implicación de EE. UU. en la lucha contra el cambio climático. ¿Qué opina sobre el negacionismo del presidente Trump?

Sabemos demasiado respecto del efecto de la acción del hombre y de la emisión de gases de efecto invernadero como para ser escépticos y no tomar conciencia. Al mismo tiempo, tenemos demasiada ciencia y tecnología a nuestra disposición que nos permite actuar y, por lo tanto, aquí ni el escepticismo ni el pesimismo tienen que desviarnos del camino para cambiar el rumbo de las cosas. El gobierno federal de Estados Unidos no está en la COP pero sí están presentes la mitad de los estados del país. Pero, ¿qué es lo que uno espera de las grandes potencias en tiempos como estos? Que lideren el camino a las soluciones, que trabajen juntos para enfrentar este tipo de desafíos.

La COP25 no se pudo celebrar en Chile por la mayor crisis social desde el final de la dictadura. Han pasado varias semanas desde el inicio de las protestas. ¿En qué punto está su país? ¿Diría que Chile ha recuperado cierta normalidad?

Definitivamente vivimos algo que nadie anticipó, que nunca había ocurrido. Hace casi siete semanas, se dieron dos situaciones simultáneas, pero de muy distinta naturaleza. Lo primero fue que surgió fue una demanda muy fuerte de toda la ciudadanía por hacer de Chile un país más justo, más inclusivo, con menos tolerancia a los abusos, con mayor igualdad ante la ley y con mayor respeto por los ciudadanos. Eso es una cosa que yo estimo como muy positiva, pero, simultáneamente, se desató una ola de violencia brutal en la que pequeños grupos ejercieron una violencia sin dios ni ley, quemaban todo lo que se ponía en su camino, las estaciones del metro, los hospitales y los supermercados, tratando de causar daño para destruir el sistema. Ante las demandas sociales legítimas, el Gobierno que yo tengo el honor de presidir reaccionó con una potente agenda social, haciendo un enorme esfuerzo por escuchar con atención y con humildad lo que la gente nos decía. Y, frente a la violencia desatada, estamos luchando con las armas de la democracia y del Estado de Derecho.

Usted dice que nadie lo anticipó. ¿Fue un fallo de la política, fue un fallo de ustedes no verlo venir?

El país venía progresando, pero se venía acumulando un malestar, no en el Gobierno que yo presido, sino que venía de gobiernos anteriores. Hubo muchas conductas monopólicas en industrias básicas, y muchos escándalos e irregularidades en el uso de recursos públicos. La gente fue acumulando este malestar y se expresó de repente con mucha fuerza. Nosotros hemos tratado de escuchar con mucha atención y mucha inquietud lo que debió de haberse escuchado décadas, más vale hacerlo ahora que nunca.

Pero, ¿usted tampoco lo vio venir?

No, no lo vi venir. El país había tenido un tercer trimestre muy positivo en crecimiento, en creación de empleos, en inversión y en mejoría de la calidad de vida. Estábamos preparándonos para ser la sede de la APEC y de la COP25, que iban a celebrarse en Chile en noviembre y en diciembre, respectivamente. Un 18 de octubre que nunca lo voy a olvidar, se desató una ola de violencia sistemática, profesional, organizada con tecnología punta que buscaba destruirlo todo. Querían incendiar el país.

¿Violencia instigada por quién? ¿Usted sabe quién hay detrás?

Eso está en estudio por nuestras agencias de inteligencia que debo reconocer que no estuvieron a la altura por lo que las estamos renovando íntegramente. También ha habido mucha información de países amigos que indican que aquí hubo algo no fue casual y que fue deliberado. Definitivamente aquí vimos algo que nunca habíamos visto.

¿Cree que esa agenda social calmará las causas de la protesta?

No es una panacea que lo resuelva todo. Yo me he reunido con cientos de organizaciones sociales para escuchar y entender sus reclamos con más sensibilidad y atención de lo que lo habíamos hecho antes. Es cierto que Chile se ha desarrollado mucho pero todavía nos queda un largo camino por recorrer. Afortunadamente, la magnitud de la violencia ha ido cayendo y creo que estamos entrando en una etapa de firme y claro compromiso con las soluciones. Y acabamos de lograr un acuerdo para diseñar juntos una hoja de ruta que nos permita tener una Constitución que sea un marco de unidad, de estabilidad y que dé proyección a la sociedad chilena porque la actual, si bien ha sido reformada muchas veces, tuvo su origen en la dictadura militar.

¿Cómo le sienta que artistas como Mon Laferte o como el colectivo Lastesis ofrezcan al mundo una imagen casi dictatorial de Chile?

Cada uno es libre de expresar sus opiniones. Lastesis es un movimiento feminista que está reivindicando los derechos de las mujeres y tiene todo el derecho a hacerlo. Pero déjeme decirle que Chile es una democracia, nos costó mucho recuperarla, yo luché por ello hace 30 años. En Chile hay democracia, establecimos protocolos del uso de la fuerza que están con los máximos estándares internacionales. ¡Claro que algunas personas cometieron abusos! Y están siendo investigadas y van a ser juzgadas por los tribunales de justicia porque no va a haber impunidad en esta materia.

¿Cuánto le costó tomar la decisión de sacar el Ejército a la calle con la connotación que esto tiene en Chile?

Me costó mucho. Recuerdo la noche del 18 de octubre, estábamos en el Palacio de La Moneda y empezamos a recibir la información sobre el incendio de las siete estaciones del metro de Santiago quemadas simultáneamente y después vinieron 36 supermercados incendiados. Cuando supe que habían intentado quemar un hospital, tomé una decisión dentro del Estado de Derecho y de la Constitución, declarar el estado de emergencia.

Tomamos esa medida porque la consideramos indispensable para proteger a los chilenos, pero, como a mí me vino de inmediato el recuerdo del pasado, tomé precauciones. Llamé al Instituto Nacional de Derechos Humanos y a la Defensoría de la Niñez para advertirles de que tenían todo el apoyo del Gobierno para velar por el fiel cumplimiento del respeto a los derechos humanos. Llamé a Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y al responsable de Human Rights Watch para pedirles que enviaran misiones de observación a Chile. Le pedí a la Defensoría Pública que se personase para proteger los derechos de los detenidos, y revisamos los protocolos del uso de la fuerza con los responsables de aplicar el estado de emergencia. ¿Se cumplió en todos los casos? No, y por eso le pedí a los Carabineros que iniciaran de inmediato sumarios internos y que pusiera toda la información a disposición de la Fiscalía para que después lo tribunales conocerán los antecedentes y castigaran a los responsables.

En lo personal, para mí fue extraordinariamente difícil y doloroso; a ningún presidente le gusta tener que recurrir a estados de emergencia, aunque están en la Constitución, pero yo pensé cuál era mi deber como presidente. Esto no es una dictadura, es un Gobierno democrático que recurrió a instrumentos democráticos para enfrentar una violencia brutal.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?