Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 18 de Febrero de 2020

Otras localidades

Pedro Almodóvar: "Me siento obligado a dejar a nuestra cinematografía en un buen lugar"

El director manchego publica el guion ampliado de Dolor y gloria y nos habla de la carrera a los Oscar, su cine y su vida

Si hablamos de españoles internacionales, seguramente el de Pedro Almodóvar es uno de los primeros nombres que se nos vienen a la cabeza. El director manchego ha sido recibido los principales galardones cinematográficos: dos Oscar, dos Globos de Oro, seis Goyas, dos premios en Cannes, un León de Oro, etc.

De las 21 películas que ha realizado, hay algunas que ya forman parte de la historia de nuestro cine como Volver, Todo sobre mi madre o La ley del deseo. Además, y más importante, muchas de estas películas forman parte de la historia personal de cada espectador.

En su último filme, ha decidido ponerse frente al espejo, y firmar su película más personal. Dolor y gloria cuenta la historia de un veterano director de cine que está inmerso en múltiples problemas, tanto de salud como personales, pero el peor de ellos es no ser capaz de seguir rodando.

Salvador Mallo es el nombre de este director, interpretado de manera magistral por Antonio Banderas, recientemente nominado al Globo de Oro por el papel y firme candidato al Oscar. Nos cuenta su infancia en los sesenta, su primer amor, su primera ruptura, y cómo se refugia en la escritura para acabar descubriendo que el cine es su única salvación.

Dolor y gloria es la película española seleccionada para los Oscar, con posibilidades bastante firmes, está nominada a un Globo de Oro como mejor película extranjera y, recientemente, la revista Time la ha considerado la mejor película de 2019.

Almodóvar acaba de publicar ahora el guion en versión extendida de la película, de la mano de la editorial 'Reservoir Books'. Este libro no solo es el guion de Dolor y gloria, sino que contiene escenas que no se vieron en el cine y un extenso apartado dedicado a comentarios sobre el proceso creativo y el rodaje del filme. Del mismo modo, también se incluyen fragmentos del storyboard y fotografías, todo esto de la mano del propio Almodóvar.

El director se ha asomado esta tarde a La Ventana para hablarnos de su película, su libro, su carrera y su vida.

“De pequeño quería ser escritor”, nos dice. Este libro es para él un objeto que remite a su primera vocación, “yo creo que soy un escritor frustrado”, añade. También nos ha hablado de la importancia del guion como “piedra esencial y básica de una película”.

En el caso de este libro que ahora publica con el guion de Dolor y gloria, nos cuenta que en él ha plasmado su punto de vista de director y creador. Y es que no solo es el guion, recalca, sino que además ha escrito mucho material hablando del proceso.

“Es difícil escribir sobre uno mismo, lo mejor es no pensar que es uno mismo el que está siendo reflejado”, nos dice sobre el personaje de Salvador Mallo de su última película que tantas alegrías ha traído a Antonio Banderas desde su premio en Cannes. Se ha mostrado muy contento y orgulloso con los premios que ha recibido el actor malagueño en Nueva York y Los Ángeles, además, por supuesto, de la nominación al Globo de Oro.

Nos habla del guion como un elemento que está vivo: “Uno no es dueño de todo lo que escribe”. Cuenta que hay que estar rodando para darse cuenta de que hay secuencias importantes que aún no están escritas, como le pasó en algunas ocasiones en esta película.

Es una película en la que el director no solo habla de él, sino según él mismo reflexiona, de todas las cosas que ha hecho suyas: su familia, sus amigos, sus recuerdos de los 80… Pone como ejemplo las escenas con su madre, que en realidad no le ocurrieron a él, sino a su hermana. Ese momento en el que cuenta cómo quiere que la amortajen ocurrió tal cual y le emocionó mucho cuando lo estaba escribiendo: “Fue algo que le pidió a mi hermana en varias ocasiones”.

Mi madre no me dijo nunca que no era un buen hijo, pero es una secuencia que representa toda mi infancia”, reflexiona. Y es que en esa secuencia estaba poniendo en boca de su madre las sensaciones de extrañeza que el manchego sentía cuando lo miraba la gente del pueblo.

Sobre los Oscar y toda la temporada de premios, reconoce que es algo que le estimula muchísimo, pero que ahora lo vive de una forma muy diferente a hace 30 años: “Antes me parecía todo una fiesta y no tenía ninguna tensión, nada que perder y todo por ganar”. Ahora, sin embargo, confiesa que le produce un cierto desasosiego porque da la impresión de que no le queda más remedio que ganar: “Me siento obligado a dejar a nuestra cinematografía en un buen lugar”.

Hasta el 13 de enero no sabremos si Dolor y gloria se encuentra entre las candidatas a la estatuilla, pero Pedro Almodóvar reconoce que ha hecho todo lo posible para que así sea: “Necesito esa nominación”. Opina que la película está en muy buena situación y se muestra satisfecho con todos los premios que ha cosechado ya el filme: “Yo creo que con esto ya he salvado la cara”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?