Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 22 de Febrero de 2020

Otras localidades

Lo que nos enfrenta y lo que nos esperanza

Es paradójica la desatención habitual con la que nuestro país sigue todo tipo de fenómenos referidos con la ciencia

VÍDEO: ROBERTO CUADRADO

La noticia de un descubrimiento que puede permitir descifrar el origen de las metástasis del cáncer atravesó este miércoles nuestra actualidad como un relámpago por la intensidad de la luz sobre un dramático y tremendo problema. Y como un relámpago también me temo por la fugacidad de su paso entre nosotros. Esta es una noticia que admite muchas reflexiones, la primera, sobre talento de los científicos: el líder del equipo investigador es el profesor español Joan Massagué. Segundo, sobre la diáspora, porque trabaja con el equipo de Instituto Sloan Kettering de Nueva York. Quiero dejar claro que considero negativa está diáspora cuando es debida a nuestra precariedad, no cuando es debida al desarrollo científico, porque eso ni tiene ni tiene que tener naturalmente frontera alguna.

Pero quiero detenerme, sobre todo, en la desatención habitual con la que nuestro país sigue este tipo de fenómenos referidos con la ciencia. La ciencia que nuestro país está moviendo a miles de personas de primerísima categoría, instituciones de gran nivel internacional y profesionales -jóvenes y mayores- de desprestigio enorme igualmente que, sin embargo, viven en la cara oculta de nuestra luna, como si no les viéramos y como si solo ocasionalmente asomaran un poquito la cara para volver después a su oscuridad.

Solo por esa desatención en general -política pero también mediática y popular- se explican las cañerías con las que vive permanentemente este mundo, y es un gran error. Para empezar es una especie de suicidio colectivo que estemos viviendo de espaldas a la ciencia pero es que, además, mirar con más atención cuanto ahí ocurre, prestarles una atención permanente, seguir su actividad, convertirla en permanente foco de atención general, nos ayudaría en muchas cosas: primero, nos daría mucha moral; en segundo lugar, nos ayudaría a adaptarnos mejor a este mundo en cambio tremendo, puesto que estos son hombres y mujeres que están trabajando como adelantados de este mundo que viene, que ya está aquí, y que viene a transformarlo absolutamente todo. Y además también porque, en un porcentaje altísimo, estas noticias vienen cargadas de esperanza. Esta es la paradoja final: las veces que hemos podido confirmar que, por razones muy misteriosas, aquello que nos enfrenta siempre nos atrae mucho más que aquello que nos esperanza.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?