Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 19 de Febrero de 2020

Otras localidades

¿Quién es el líder de la oposición?

El PP con Casado al frente está cañoneando cuanto se mueve en las filas adversarias y en el pin educativo ha hecho el ridículo al ser desautorizado en sus propias filas

La voz de Iñaki Gabilondo | 21/01/2020 | ¿Quién es el líder de la oposición? / CADENA SER

A todas las incertidumbres del momento político actual añado otra incertidumbre más relacionada con el PP. El caso de Pablo Casado y el liderazgo es el centro de todo. Hay que saber cuándo va a decidirse Casado a actuar como líder de la oposición, de una posición madura. Y cuándo va a empezar el Gobierno a tratar a Casado como líder de la oposición. Hasta el momento, creo que tiene el punto de mira algo desviado por culpa de Vox. En el caso del PP, no sé si porque ese partido está en obras, porque Casado no tiene confianza en su propia capacidad o porque es tributario del tremendismo de Aznar, para el cual victoria está asociada a demolición. El hecho es que el PP con Casado al frente está cañoneando cuanto se mueve en las filas adversarias; todo, lo mismo aviones que moscas, grande que pequeño, razonable o disparatado. Todo.

Dirán que esa ha sido la táctica habitual del PP en el pasado, y no le fue mal. Pero ahora está Vox, y si Casado se sube al caballo de Vox a la grupa, como jinete de acompañamiento comete un gran disparate... desde allí no se alcanzan las riendas, no se lleva la iniciativa... desde allí se va a donde quiere otro jinete. 

Lo vemos ahora en el caso del seguidismo en el pin educativo, en el que el PP ha hecho el ridículo al ser desautorizado en sus propias filas. El PP pierde la oportunidad de aprovechar la amplia zona central que la actual configuración de la mayoría política le deja abierta. Esa zona más templada es un fértil campo para quien quiera trabajar con inteligencia. Y Casado podría hacer una oposición sin necesidad de caer en el filibusterismo, pero no va por ahí. 

El Gobierno está ahora mismo demasiado tentado por Vox, se salta a Casado porque prefiere confrontar con Vox. Es tentador porque los excesos de la ultraderecha ayudan a apretar filas y consolidar sus propias convicciones, pero ese es un beneficio falso, muy de ocasión. Es mejor que engorde el líder de la oposición a que se encanalle la vida pública, es mejor para todos y también para el país. Quisiera creer que Iván Redondo lo vea así. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?