Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 19 de Febrero de 2020

Otras localidades

La hora de aclarar las cosas

Con la reforma del Código Penal, el Gobierno va a jugar en el límite del campo minado

VÍDEO: ROBERTO CUADRADO

El presidente Pedro Sánchez fue a Davos a tranquilizar los altos poderes financieros sobre sus planes económicos: no todos se fían de este Gobierno. En justa reciprocidad, los altos poderes financieros deberían tranquilizarnos también a nosotros, no todos se fían de esos poderes. Igualmente, ante la próxima conversación Sánchez-Torra y el inicio de la secuencia negociadora en Cataluña, también estaría muy bien que se aclarara alguna cosa. Por ejemplo, un principio que podría formularse así: la vía judicial no es el camino para resolver los problemas políticos, lo hemos dicho mucho, ni la vía política es el camino para resolver los problemas judiciales, lo hemos dicho menos. Sin embargo, ambas cosas son cara y cruz de la misma moneda.

Algunos no ven el problema político catalán, solo la insubordinación, la vulneración de la ley: otros, no ven la vulneración de la ley, solo ven el problema político. En Cataluña hay un problema político porque una parte muy importante de la población y la mayoría del Parlamento así lo expresa, y hay un problema con la ley porque ha sido quebrantada de forma indiscutible.

El primer aspecto solo se puede abordar políticamente, es decir, con el diálogo que su naturaleza y, el segundo, en los tribunales, como dictar el Estado de Derecho. Solo se podría desenredar el ovillo y tejer acuerdos duraderos si todos, también las derechas, aceptaran que hay que abordar a través del diálogo el problema político y todos, también los independentistas, aceptaran que la conculcación de la ley debe ser condenada. Porque, como decía ayer de forma muy certera Kepa Aulestia en La Vanguardia: "O el independentismo renuncia a vulnerar la legalidad o Sánchez quedará en evidencia". Esto es así, sin la menor duda. Pues bien, para que este principio no naufrague, si el Gobierno prepara una amplia reforma del Código Penal -uno de cuyos efectos podría ser la rebaja de la pena de los políticos independentistas condenados y, tal vez, la excarcelación de Junqueras- va a tener que emplearse muy a fondo para plantearla, argumentarla y explicarla de forma convincente. Con este tema el Gobierno va a jugar en el límite del campo minado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?