Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 01 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | Minuto a minuto CORONAVIRUS | Minuto a minuto Italia extiende diez días más la limitación de actividades y movimiento de personas

Concha Velasco: café, cruasán y marihuana

La artista más querida de España nos invita a su "Funeral" mientras desayunamos.

Concha Velasco y Lourdes Lancho en Barcelona

Concha Velasco y Lourdes Lancho en Barcelona / Cadena SER

Concha Velasco sabe estar. Eso es así. Y a lo largo de la charla deja claro que sabe también llevar los 80 años que tiene. Y son los años y la artrosis lo que justifica la pastilla que reposa en la mesa, junto al café, pastillas “con receta” –nos aclara- para calmar los dolores de la artrosis que sufre. Concha, Conchita, Chiti como la llamaban de niña nos recibe en el Hotel Avenida Palace de Barcelona porque continua de gira con la obra El Funeral”.

“Este hotel es mi casa en Barcelona desde 1958, venía con mi madre y aquí en esta mesa donde desayunamos me estudiaba los guiones…”

Javier del Pino quiere saber cómo se enfrenta al espejo una mujer que ha sido una de las mujeres más guapas de nuestro país, ahora que tiene una edad. Concha dice que no oculta ni la edad, ni sus efectos “lo único que siento es no poder caminar, poder salir a caminar sola. Porque yo, a diferencia de mucha gente mayor, quiero estar sola, necesito estar sola porque siempre estoy rodeada de gente”. Me miro al espejo y me veo bien, “me gusta ir mona y arregladita”. Ella no es partidaria de ese dicho de morir en escena, porque eso significaría que te diera algo allí en directo y eso no es plan.

Concha Velasco durante el desayuno en Barcelona / Cadena SER

Concha se imagina su muerte tranquila, en su cama, rodeada de los suyos bien arreglada y maquillada. A estas alturas queda claro que sigue siendo una mujer coqueta y satisfecha de sí misma. Concha sigue manteniendo esa luz, esa alegría en los ojos, que ni las cataratas nublan. “ahora ya no me las opero” el médico le ha dicho que mejor acepte ponerse las gafas… Cuesta creer que alguien tan positivo y fuerte se declare rencorosa. Si alguien se la hace, ella no olvida, pero por suerte “no le gusta mirar al pasado”. Eso ya lo ha vivido. Por eso se lleva muy bien con los jóvenes, no los envidia, “yo ya fui joven”. Y es por eso que no cree que sean los mayores, los veteranos los que tengan que estar en el poder porque tienen otra visión de la realidad. “Ser mayor no es ser mejor, tienes más experiencia” pero no todo el mundo es más sabio. Aunque el jefe, desde el estudio, intenta buscarle las cosquillas para que hable de política, la Velasco lo tiene claro. “Yo no me oculto, quizás por eso caigo bien, digo lo que soy desde hace mucho tiempo. Yo soy socialista, católica y española”. Y lo de española lo dice desde el amor que tiene por lo que significa este país, con toda su multiculturalidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?