Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 06 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | EN DIRECTO CORONAVIRUS | EN DIRECTO Sigue minuto a minuto la última hora sobre la crisis del COVID-19
La firma de Iñaki Gabilondo

El primer paso hacia nadie sabe dónde

De alguna manera hay que empezar la reconstrucción, con la reunión de ayer, por ejemplo. Pero la sociedad ya ha vuelto la cabeza

La voz de Iñaki | 27/02/20 | El primer paso hacia nadie sabe dónde. / VÍDEO: ROBERTO CUADRADO

La reunión del miércoles en la Moncloa sirvió para lo máximo que podía servir, para hacerse una foto y fijar un calendario. No debe desdeñarse, desde luego, pero es solo el primer paso de un camino que nadie sabe a dónde conduce. Se desarrollará, se especifica, "en el marco de la seguridad jurídica", una obviedad. ¿Acaso podría ser de otra manera?. Y un eufemismo para no mencionar la palabra tabú: Constitución.  

No fue una mesa de gobiernos, fue algo más; ni de partidos, fue algo menos. Fue un foro híbrido de representación de atribuciones imprecisas con media Cataluña ausente que una vez constituido ya no va a tener nada que hacer salvo borradores hasta que se celebren las elecciones catalanas. ¿Es poco? Sí, es poco; pero resulta que este poco es todo lo que hay. Porque desde la acera de la derecha no llega ni una brizna de idea integradora

 La verdad es que el paisaje de la Cataluña política tras el Procés es desolador. El unionismo está desarticulado sin rumbo ni liderazgo y el independentismo, fragmentado hasta el máximo. Por un lado, ERC; por el otro, el espacio Puigdemont, con PdeCat, Junts per Cat, la Crida... Luego la CUP, en tierra de nadie; los Comunes de Ada Colau  y Artur Mas asomando la cabeza y el catalanismo clásico intentando reagruparse, y los náufragos de Unió.. etc, etc. Y los puentes con el Estado, volados

De alguna manera hay que empezar la reconstrucción, con la reunión de ayer, por ejemplo. Pero la sociedad ya ha vuelto la cabeza. Con los ciudadanos preocupados por el coronavirus  que crece, la economía que tiembla. El jeroglífico catalán sonaba ayer como algo extemporáneo, como un disco rallado que se hubiera quedado enganchado en un surco del pasado a años luz de la gente. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?