Martes, 29 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Trabajadores esenciales, testigos de excepción

Junto a nuestros humoristas gráficos Mauro Entrialgo, Aleix Saló y Julio Rey, el quiosquero José María Barbero y el taxista Andrés Tojo nos cuentan cómo ha cambiado su rutina laboral durante el estado de alarma

Un taxi pasa al lado de las Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid gracias al acuerdo de colaboración con taxis y vehículos de transporte con conductor (VTC) para el traslado gratuito de personal sanitario para hacer visitas domiciliarias.

Un taxi pasa al lado de las Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid gracias al acuerdo de colaboración con taxis y vehículos de transporte con conductor (VTC) para el traslado gratuito de personal sanitario para hacer visitas domiciliarias. / Jesús Hellín (Europa Press)

Andrés Tojo y José María Barbero, taxista y quiosquero respectivamente, desembarcaron en sus actuales puestos de trabajo a raíz de la crisis económica. Tras seis años en el taxi uno, y ocho en el quiosco otro, no contaban con chocarse de lleno con una nueva recesión, en este caso por culpa de un virus.

El decreto gubernamental que regula el estado de alarma, y sus posteriores revisiones, declaran esenciales el transporte de pasajeros y los puntos de venta de prensa, lo que implica que tanto Tojo como Barbero sean de esos trabajadores que siguen observando las calles casi vacías de Madrid.

Pero seguir desempeñando sus tareas les expone en mayor medida al posible contagio. En este sentido, José María dice ser más de "guantes y metro y medio de distancia" que de mascarilla. Andrés, por su parte, se vale de una mampara de protección que aisla la parte delantera del taxi, pero también lleva mascarilla y guantes y limpia el coche con alcohol dos veces al día. Los clientes, asegura, "están también muy concienciados".

La peor parte es que estar trabajando no es sinónimo de prosperidad económica en este nuevo contexto. Los clientes y los pasajeros, obviamente, escasean. El quiosquero mide sus pérdidas en la cantidad de ejemplares de El País que vende al día: "Menos de la mitad que antes", explica. Aunque avisa: "Estaré abierto mientras mi economía me lo permita". Por su parte, el taxista, reconoce que es muy difícil predecir el alcance de la bajada de actividad. "Los clientes son muy escasos: gente que va a hospitales, laboratorios farmaceúticos... Servicios esenciales". De ahí que, junto a cientos compañeros del sector del transporte, esté colaborando como voluntario en el traslado de personal sanitario en Madrid. Mientras, intenta no perder el sentido del humor: "El precio de la gasolina ha bajado y no hay atascos, ¿qué mas queremos?", bromea.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?