Miércoles, 03 de Junio de 2020

Otras localidades

TECNOLOGÍA

¿Cómo puede la geolocalización ayudarnos a detener el coronavirus?

Charlamos con Sergio Álvarez, experto en datos y fundador de Carto, una empresa especializada en crear mapas a partir de bases de datos de geolocalización y Jorge Lana, desarrollador de CoronaMadrid, la App que la Comunidad de Madrid habilitó el mes pasado para evaluar los síntomas de los posibles infectados por CoVid-19

La batalla contra el coronavirus se está librando en los hospitales, en las casas, pero también en el mundo digital. El rastro que dejamos en internet estos días nos ayuda a comprender cómo somos y cómo nos estamos comportando en esta situación tan atípica.

El viernes pasado Google publicó un macroinforme sobre los efectos del confinamiento en 131 países del mundo, en el que se reflejaba un descenso de la actividad en tiendas de un 76%, un 89% en parques y un 88% en transporte público, entre otros sectores. En Corea del Sur, donde la vida funciona ya con relativa normalidad y además han contenido el virus, la movilidad se ha reducido en un 19%. “Por cómo está manejando esta situación, Corea del Sur va a ser un país mucho más relevante a nivel mundial que lo que lo ha sido hasta ahora”, opina Gustavo Entrala, experto en estrategia digital.

¿Cómo ayudan nuestros datos sobre la geolocalización en la contención del virus? Se lo preguntamos a Sergio Álvarez, experto en datos y fundador de Carto, una empresa especializada en crear mapas a partir de bases de datos de geolocalización: “Antes de alcanzar un nivel de infección tan masivo podríamos haber utilizado la geolocalización para entender mejor dónde estaban los focos. Durante el confinamiento se puede utilizar para saber cómo evoluciona la población. Y una vez pasemos esta fase de distanciamiento social, estos datos nos pueden ayudar a medir cómo las medidas de confinamiento están ayudando a contener el virus”.

¿Pero hasta qué punto es seguro que grandes empresas como Google controlen datos sobre nuestra geolocalización? Según Álvarez, hemos estado muchos años geolocalizándonos de manera inconsciente y voluntaria cuando, por ejemplo, compartíamos nuestras fotos de vacaciones y decíamos la ciudad en la que nos encontrábamos. Explica Álvarez que las grandes empresas, por norma general, no suelen tener acceso a los datos sin “anonimizar”; es muy difícil que lleguen a saber quién está dónde.

En cualquier caso, existe actualmente un debate abierto sobre el control de la población a través de la tecnología por parte de gobiernos autoritarios. En Europa, el reglamento general de protección de datos tiene cláusulas en las que se permite el uso de datos geolocalizados en situaciones de peligro para la salud pública o de interés general. “Lo más relevante no el uso que se le vayan a dar a los datos ahora, sino el que se le dé después: mientras los datos se destruyan y no se utilicen para otro fin en el futuro, podríamos emplearlos en este tipo de situaciones excepcionales sin problema”, opina Álvarez.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?