Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 29 de Mayo de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

"Ya es hora de que todos los niños puedan salir de casa a dar pequeños paseos"

El psicólogo José Antonio Luengo cree que los niños deberían poder salir unos minutos al día a la calle para evitar que el agotamiento mental que tienen vaya a más

Un niño hace un dibujo del coronavirus

Un niño hace un dibujo del coronavirus / Getty Images

  • Escucha el tramo completo en 'Hora 25':

Acabamos de comenzar la cuarta semana de confinamiento y en 'Hora 25' nos hemos preguntado cómo lo están llevando las familias con niños pequeños o adolescentes en casa.

¿Entienden lo que está pasando?

José Antonio Luengo, especialista en psicología educativa y sanitaria, ha explicado que, en general, están teniendo un comportamiento muy adaptativo, se lo están tomando muy en serio. Pero la incertidumbre y el hecho de que todo esto se esté alargando más de lo previsto, puede llevar a que sufran agobio y miedos, aunque muchas veces no lo verbalicen.

"Ellos son conscientes de que tenemos que confinarnos y tomar todas estas medidas porque no nos queda mas remedio, lo asumen. Pero se preguntan: ¿voy a perder el curso? ¿El virus va afectar a mi familia? ¿A mis abuelos? ¿Tiene algún riesgo para mi? El miedo es libre, sobre todo por las noches. Y estamos viendo que algunos ya manifiestan secuelas: duermen menos, están más inquietos o les duele la tripa".

Luengo compara lo que estamos viviendo como una carrera de fondo: "Nos quedan por delante unos cuantos kilómetros y habrá momentos de bajón, es así. Pero tenemos que superarlo dando a los niños una rutina, dándoles responsabilidades, haciendo que sean ellos los que lleven las riendas de lo que se va a hacer cada día. Y es importante que piensen en el futuro, que dibujen y que escriban lo que sienten".

El psicólogo es partidario de que se deje salir a uno de los padres con uno de los hijos a dar una vuelta a la calle. "No hablamos de juntarnos en el parque con los amigos, hablamos de un pequeño paseo de media hora que al menos les permita tomar el aire. Se empieza a hablar de desescalada, pero eso el niño no lo ve. Entonces están entrando ya en un agotamiento psicológico como el que producen ciertos viajes y que hace que no paren de preguntar: ¿Cuándo vamos a llegar? ¿Falta mucho?".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?