Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 30 de Mayo de 2020

Otras localidades

Estrenos Cine

'Longa noite': el nuevo cine gallego mira diferente a las huellas de la Guerra Civil

Llega a Filmin una de las películas independientes del año, 'Longa Noite', de Eloy Enciso, una mirada diferente a la Guerra Civil

Fotograma de 'Longa Noite'

Fotograma de 'Longa Noite' / CEDIDA

La defensa de lo natural, de lo rural y de las raíces es una constante en este nuevo despertar del cine gallego. Lo hemos visto en Lo que arde, pero no es la única cinta gallega que ha mostrado la idiosincrasia de su tierra. Lo hace también Longa Noite, la película de Eloy Enciso sobre la historia de Anxo, un hombre que regresa a su pueblo natal donde se encuentra las huellas de Guerra Civil. 

¿De dónde nace la idea de Longa Noite, del presente al pasado o si es una idea que va del pasado hacia el presente?

Básicamente, la primera idea para esta película viene más de una búsqueda formal o artística. Tenía ganas, después de Arrallanos, que fue mi película anterior, una película más diurna, de hacer una exploración de la noche, de la oscuridad. En aquel momento no tenía claro cuál iba a ser la temática. Y en ese momento, mientras investigaba los temas artísticos, en esa última crisis, bueno ahora con el coronavirus ya podeos llamarla penúltima. Y con esa crisis muy presente en la calle, con los desahucios, la corrupción del PP, el paro, la economía muy parada. Era una realidad muy incontestable social y políticamente y también en mi vida personal. Ahí surge un poco por intentar encontrar respuestas a eso que estaba sintiendo en mi vida y en la calle. Empecé a interesarme por nuestra propia historia y aunque todos los problemas me llevaban a la Transición, empecé a irme para atrás y es donde llego a la posguerra, al franquismo, a la guerra… y donde encuentro unos textos con una serie de personajes y realidades que me ayudaban a explicar el presente. Ese fue el origen y esa relación entre presente y pasado.

Y en esos textos que mencionabas recurres a los autores del exilio, como Max Aub, Luis Seoane, Alfonso Sastre… ¿por qué ellos?

Los diálogos de la película están construidos a partir de textos que vienen de estos autores y de otros. Aportan básicamente este sustrato documental que aunque Longa Noite es una película de ficción sí tiene un sustrato documental muy fuerte. Aportan esta idea importante para mi, de que siempre estamos obsesionados con encontrar respuestas al presente con el futuro, con la ciencia, con lo que va a venir, Yo creo que esas preguntas ya se las hicieron y las contestaron otros. Aporta eso, además de unos personajes y unas historias y unos diálogos muy buenos, pues sobre todo esa respuesta para ver qué está pasando hoy y por qué nuestro país y nuestra identidad tiene esas lagunas de cultura democrática.

Además de estos textos, también hay cartas de familiares, de presos, de personas que sufrieron la tortura del exilio, sufrieron el franquismo… ¿cómo llegas a esas cartas y cómo las introduces en la historia?

En realidad las cartas, que son reales, de gente que estuvo presa en cárceles y en los campos de concentración, sobre todo de ese momento inicial del franquismo que fue el más oscuro, pues fueron casi la chispa. De hecho llegaron antes que Max Aub y que Seonae. Cuando el proyecto era muy incipiente, yo encontré en esas cartas algo que me interesaba mucho, cómo plantear cosas muy complicadas a través de lenguaje y de palabras muy sencillas que apelen a la experiencia humana de un contexto político. Estas cartas están escritas con un lenguaje sencillo, un lenguaje popular a veces, que explican esa lucha del individuo por salvaguardar ciertos valores de humanidad y una maquinaria muy violenta que, a la vez, está intentando anular los valores en todos los presos y presas, como era la maquinaria franquista. Para mi era muy importante para explicar que el franquismo no es un señor malencarado con bigote; sino que es un sistema mucho más complejo que no trata solo de obtener un control tras una victoria militar. Eso era un primer paso, de lo que se trataba era de borrar cualquier tipo de forma de pensar disidente contra las ideas que se iban a imponer. Eso hizo que todo el que no pensara así fuera preso. Esas cartas expresan muy bien esa lucha del individuo. Yo siempre explico que esa parte tiene mucho de Kafka, de gente que trata de salir de ese entramado burocrático de las cárceles y se van quedando ahí, en ese vagar de las cárceles franquistas.

Tú manera es una propuesta diferente de contar el pasado reciente de España, la guerra y el franquismo. No sé si crees que el cine o la ha tratado poco o siempre la ha tratado de la misma manera y que el cine ha condicionado nuestro imaginario colectivo sobre esa época

Creo que fue un crítico el que dijo la frase de que no es que se haya hecho mucho cine, sino que se ha hecho siempre de una manera muy parecida. Nos hemos aproximado, con el cine, a esas etapas con una misma propuesta formal. Para mí es indisociable lo formal de lo temático. En el cómo está también el qué. Creo que lo interesante es que el cine, como expresión artística que es, explore nuevos caminos o nuevas formas de hablar y de intentar expresar sentimiento, formas, etc. En el caso de Longa Noite hay una clara apuesta por ser una película que explora la oscuridad, la noche en un sentido también plástico, de entender la luz. Hemos utilizado tecnologías que hasta hace unos años no existían, cámaras con una sensibilidad artística que permiten rodar escenas con la luz de la luna. En el arte las temáticas son siempre los mismo y lo que tiene que hacer cualquier expresión artística es encontrar formas nuevas de expresar eso.

Decías antes que está película se configura en al crisis económica y que tenía un paralelismo con el pasado de nuestro país. No sé si esto que estamos viviendo con el coronavirus cambia mucho las cosas. Lo cierto es que estamos escuchando términos pasados como “pactos de la Moncloa”, “transición”… ¿cómo vamos a salir de esta?

Efectivamente estamos ante un momento de fuerte cambio, en el que muy rápidamente pueden ocurrir cambios que de otra forma tardarían mucho tiempo. Es natural y lógico que tengamos esa sensación de vértigo. Por otro lado, creo que va a depender de nosotros que de aquí salgan cosas buenas, que no pase como otras veces que volvemos a nuestra realidad cotidiana y nos olvidamos. Creo que el gran reto para nuestra generación en esta crisis es transcender nuestra ideología, nuestra cultura que es la del individualismo. Creo que se ve claramente que para que salgan cosas buenas de esta crisis hay que trascender esa cultura del individualismo en la que todos hemos crecido.

Te enmarcan en esa etiqueta del “Nuevo cine gallego” en un año bueno para el cine en gallego, con Oliver Laxe y Lo que arde o el éxito de tu película. ¿Qué características tenéis en común y qué posibilidades hay para este cine hecho en Galicia?

No depende solo de nosotros. El talento y las ganas están, también es verdad que para que se consolide y haya un crecimiento debería esa apuesta reforzarse, visto que hay resultados. No hablo solo por mí, sino por ese grupo que es casi una generación de cineastas que tratamos de hacer las cosas de una manera diversificada. De momento, no acabamos de entendernos con las instituciones. O no lo ven o tienen otras prioridades o tiene una manera más tradicional de entender eso que a mi no me gusta llamar industria.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?