Sábado, 06 de Junio de 2020

Otras localidades

Prisiones | Coronavirus

Testimonios del coronavirus desde la cárcel: "Tengo más espacio que muchos ahí fuera"

Dos presos nos cuentan cómo están viviendo la crisis del coronavirus en prisión y, como son expertos en confinamiento, envían recomendaciones y deseos para que la gente lleve mejor el aislamiento en sus casas

Si hay un lugar en el que el aislamiento es un elemento cotidiano de la vida ese lugar es la cárcel. Y si hay personas que conocen bien los efectos que produce en uno mismo el confinamiento son los presos. Presos que también están expuestos al coronavirus, como todos; presos que tienen familiares y seres queridos al otro lado de los muros; presos que, como dijo el ministro Marlaska, están demostrando un “comportamiento ejemplar” ante la pandemia.

En las prisiones que dependen del ministerio de Interior hay 51.000 personas presas y trabajan 24.000 funcionarios. A esas cifras hay que sumar los 8.400 reclusos y 4.500 trabajadores de las cárceles catalanas. Personas, todas ellas, que son consideradas un colectivo de alto riesgo por las autoridades sanitarias.

Los muros de las prisiones no han sido capaces de contener el coronavirus. Hasta la fecha, Instituciones Penitenciarias tiene registrados dos fallecimientos (una interna y un funcionario) y 206 contagiados. En cuarentena están en torno a 1.200 personas.

"Tengo más espacio que muchos ahí fuera"

En 'Hora 25' hemos hablado con Raúl, que se encuentra en la cárcel de Soto del Real, en Madrid, y con Pepe, que está interno en la prisión de Alhaurín de la Torre, en Málaga. Desde los centros penitenciarios en los que viven privados de libertad comparten con el resto de ciudadanos consejos, recomendaciones y reflexiones sobre el confinamiento.

“Esto será la única vez que lo diga en estas circunstancias, pero ahora mismo soy un privilegiado porque tengo más espacio del que tienen muchas personas que están confinadas en sus casas”, afirma Raúl, que dice que se comunica con sus seres queridos por teléfono y que estos le cuentan habitualmente cómo están viviendo esta situación fuera. “Yo tengo que pasar 14 horas en la celda, de unos 12 metros cuadrados aproximadamente, con otra persona, pero el resto del tiempo tenemos un espacio en el patio, una sala de televisión, un comedor, un gimnasio, un taller, donde se pueden hacer las diferentes actividades que estamos desarrollando con toda normalidad”.

Los presos imparten clases a otros internos

Raúl explica que en su módulo, que está habilitado para tratar adicciones, son los propios presos quienes están impartiendo las clases, para que los internos que estudian primaria no pierdan el curso. Un informático imparte matemáticas, otro universitario da clases de inglés y Raúl se encarga de la materia de lengua.

Pepe nos cuenta que, como se han suspendido las visitas y los permisos para proteger las cárceles del exterior, a los presos les han ampliado el cupo de llamadas y les han permitido grabar videos para que sus familiares sepan cómo se encuentran dentro de la cárcel. “Los funcionarios intentan llevarlo lo mejor posible, mantienen la distancia, vienen con mascarillas. Todos, toda España, en las cárceles tenemos que remar en la misma dirección, tanto dirección, como funcionarios como internos para que se salga de esto lo antes posible”.

El tiempo que queda

“Desgraciadamente sabemos todos los internos de todas las prisiones de España lo que es estar confinados, pero lo llevamos lo mejor posible”, afirma Pepe, que lleva dos años y medio en la prisión de Málaga y se considera un “experto en confinamiento”. “En mi familia lo llevamos bien. Dios quiera que la cosa siga así, a nivel de toda España porque, lo que quiere uno para uno, lo quiere para el resto. Es un orgullo que todo el mundo se esté comportando como se está comportando”, afirma Pepe, que espera que pronto le llegue el tercer grado. “Yo no estoy pensando en el tiempo que me queda a mí en la cárcel, sino en el tiempo que queda para que desaparezca esto y que todos podamos vivir tranquilos”.

Para soportar la rutina del confinamiento, Raúl anima a todos los ciudadanos a que aprovechen el tiempo, lean, estudien, no descuiden su aseo personal, hagan ejercicio, convivan con sus familias, ayuden a sus seres queridos para que no caigan en la desidia, jueguen con sus hijos. “Que no se caiga la paciencia, que intenten que el tiempo sea productivo y que no sea para peor”.

¿Y los funcionarios de prisiones?

Los presos están expuestos a esta enfermedad, pero junto a ellos también están los trabajadores de los centros penitenciarios, que entran en la cárcel cada día para ir a trabajar y que salen de ella cada noche para volver a casa a dormir. La mayoría de los contagiados en las prisiones, de hecho, son funcionarios.

“El objetivo ha sido contener el virus y tratar de proteger a los trabajadores y a los internos”, afirma Carmen Martínez-Aznar, subdirectora general de Coordinación de Sanidad Penitenciaria. “Una de las preocupaciones ha sido que los funcionarios pudieran disponer de equipos de protección individuales y es verdad que al principio no teníamos todos los equipos. Ahora mismo hemos conseguido repartir en los centros más de 170.000 mascarillas, monos de protección y guantes”.

Información acerca del coronavirus:

- Los datos de contagiados, fallecidos y recuperados día a día.

- Evolución diaria del coronavirus por comunidades autónomas.

- Escucha nuestro podcast 'Informe Coronavirus’.

- Suscríbete a la newsletter diaria.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?