Domingo, 09 de Agosto de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

El reto de evitar el impacto psicológico en los hijos de ingresados con COVID-19

Madrid y Cataluña han acogido a una veintena de menores a los que no pueden atender familiares cercanos

Dos niños estudian desde casa.

Dos niños estudian desde casa. / Anthony Devlin (Getty Images)

Cada vez son más los expertos que alertan de las consecuencias que el confinamiento puede tener sobre los niños a corto y a largo plazo. Y si esta situación se produce lejos del entorno familiar habitual, esas consecuencias corren el riesgo de agravarse todavía más. Es lo que les ocurre a al menos una veintena de menores cuyos padres han sido ingresados por coronavirus y que no tienen a ningún familiar que pueda hacerse cargo de ellos. Para dar respuesta a esta situación, las Comunidades Autónomas han habilitado albergues con psicólogos y educadores sociales para que atiendan sus necesidades en un momento delicado para su estabilidad emocional.

El presidente de la Asociación para la Salud Mental Infantil (ASMI), Pascual Palau, explica que la separación prolongada durante la situación de alarma social "incrementa el riesgo de que estos niños experimenten angustia y algún decaimiento depresivo si no se les cuida bien". Para Palau, este decaimiento se produce cuando los más pequeños pierden figuras de referencia, aunque sea temporalmente.

Palau advierte también de los efectos a largo plazo, especialmente entre aquellos que, en el peor de los casos, puedan llegar a perder a alguno de sus progenitores. "En un primer momento hay una experiencia de duelo por la separación, pero con el tiempo resurgirán ansiedades y vivencias que se emiten internamente y habrá que atenderlas. Son situaciones de estrés post traumático muy evidentes en las conductas y en el estado emocional de los niños", asegura.

Madrid y Cataluña son las dos Comunidades que más menores con padres ingresados están atendiendo. La secretaria de Infancia, Adolescencia y Juventud de la Generalitat de Catalunya, Georgina Oliva, afirma que, por ahora, ocho niños han pasado por el albergue que los servicios sociales han habilitado en el Maresme, cerca de Barcelona. "Los niños están acompañados desde el primer momento por los psicólogos y por los educadores sociales. Al principio es complicado, no deja de ser un episodio traumático, y por eso hemos previsto la participación de los equipos profesionales para ayudarles a poner palabras a esos sentimientos contradictorios que puedan tener", explica Oliva, que añade que los menores mantienen el contacto con sus padres "siempre que la salud se lo permita".

Una situación parecida se vive en Madrid. Actualmente dos centros acogen a la docena de niños cuyos padres están ingresados por Covid-19: la Casa de los Niños y el centro Isabel Clara Eugenia. Allí, los menores son atendidos por el personal educativo y médico de los centros y, según expican desde la Consejería de Políticas Sociales y Familia, "se siguen las indicaciones en cuanto al aislamiento que precisen". Algunos de los chicos han mostrado síntomas, añaden, pero "evolucionan favorablemente".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?