Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 31 de Mayo de 2020

Otras localidades

El Ministerio del Tiempo | entrevista

Javier Olivares: "En 'El Ministerio del Tiempo' están todas las Españas"

El creador de la serie avanza algunas de las claves de la cuarta temporada, que se estrena este martes en TVE

La patrulla vuelve a reunirse

La patrulla vuelve a reunirse / DAVID HERRANZ / TVE

Dos años y medio después, 'El Ministerio del Tiempo' regresa a la televisión pública con su cuarta temporada. Y lo hace por todo lo alto. Con todos sus carismáticos personajes -aunque algunos solo participen en un capítulo- y con el mismo acierto para jugar con la historia de España y los géneros cinematográficos. Para abrir boca, un regreso, Franco, Berlanga y un complot en la España de posguerra. Charlamos con Javier Olivares, cocreador de la serie junto a su hermano Pablo.

¿Qué podemos esperar de esta cuarta temporada y qué significa para ti?

Volver con El Ministerio significa una ilusión grande. No te diría inesperada, porque El Ministerio ha seguido vivo durante todo este tiempo, sobre todo, por su exposición internacional con Netflix y ha generado un número de espectadores más grande que el que teníamos antes. De hecho, es la vez que más bullicio y comentarios veo desde que creé la serie. Por eso, me hace más ilusión todavía. Esta cuarta temporada, por un lado, creo que es continuidad de la anterior, porque no podemos romper con nuestras señas de identidad, pero por otro, tiene unos niveles de riesgos necesarios y obligatorios. Sigue con nuestras características gamberras pero los personajes van a estar expuestos emocionalmente más que nunca.

Hay cambios en las patrulla protagonista, movimiento de actores, ¿cómo se encaja todo, condiciona la serie su disponibilidad o también tenéis cambios previstos en las tramas para que avancen?

La disponibilidad de los actores, con renovaciones que hemos tenido siempre tardías y luego de improviso empezar, ha supuesto muchos problemas en esta serie. Negarlo sería una necedad. Ahí está la serie, aparecen unos, desaparecen otros. En esta temporada están todos. Desgraciadamente Aura Garrido solo puede estar en un capítulo, que vale por diez, eso lo garantizo. Tanto ella como yo estamos tristes por ello, pero ya tenía un compromiso previo y ha hecho un esfuerzo increíble por estar. Todos los demás nos conlleva que haya mucha gente de patrulla y nos permita hacer turnos de alguna forma. Aparecen unos, se deja sumergida su trama y aparecen otros, hay mucha más diversidad de patrullas, y creo que la hace más interesante. Siempre pensaba en su día en que este Ministerio tuviera varias patrullas y se fueran turnando, esta es la primera vez que lo he podido hacer.

Una de las claves y el éxito de la serie es el carisma de los personajes, el humor… No es fácil construir este tipo de personajes en la ficción actual y que despierten tanta conexión con el público

Una serie son sus personajes. Me voy a poner un poco pedante. Ya lo decía Aristóteles: más personaje y menos peripecia. El personaje es el que te tiene que ir llevando a todo. Partiendo de que nuestras peripecias están muy justificadas por el nivel histórico, nos deja muy libres para trabajar en los personajes. Mi hermano Pablo, que tenía las cosas muy claras desde el principio, y yo planteamos cosas que a nivel conceptual son muy potentes. A nivel emocional, el hecho de que todos viajan a tiempos distintos al suyo y que, de repente, en el siglo XVII encuentres a una persona del XV, a otra del XIX y a otra del XXX, ya son tres puntos de vista distintos. Cómo les va marcando a ellos los viajes por el tiempo y el propio paso del tiempo, hace la serie más adulta. Y también más social. Nuestros personajes suman a todas las Españas. Alonso de Entrerríos es el representante de la España tradicional, del honor o muerte; Amelia Folch representa la España moderna, Lola Mendieta, la España rebelde; Pacino, la España pícara; y Julián representa un poco la España escéptica. Entonces tener todas esas mentalidades en el mismo barco y remando en la misma dirección también genera una empatía en el público muy especial. Y luego también el tema de la pérdida, el paso del tiempo va marcando a todos. De hecho, una cosa clave en esta cuarta temporada es que, como llevábamos dos años y medio de la emisión del último capítulo, hemos hecho que pase ese tiempo por la vida de nuestros personajes. Con lo cual hemos tenido que indagar en qué les ha pasado y en qué punto están. Los personajes son esencial y si encima tienes a estos actores tan impresionantes pues es todo mucho más fácil.

Javier Olivares, durante el rodaje de la cuarta temporada / DAVID HERRANZ / TVE

¿Cómo has vivido este tiempo? La serie nunca llegó a estar cancelada, se quedó en un limbo, ¿qué te argumentaron? ¿Has sentido que se maltrataba la serie?

No, no lo siento de esa manera. Te guste o no la industria es así. Puede haber un ejecutivo al que le guste tu serie y otro al que no. Esas son las reglas del juego y hay que asumirlas, yo no hablaría de maltrato. Sí me extrañó el limbo, en el sentido de que si no les gustaba, que me lo dijeran y cerramos. En esos momentos te planteas otras alternativas, te puedes plantear comprar los derechos, moverla por otro sitio… Ese limbo probablemente era porque esta serie ha sido muy importante y ha marcado un poco una época, y entonces creo que a lo mejor por eso no se atrevieron a decir que no. De repente, cambia un equipo y te llaman, y ahí estás. Quiero dejar claro que desde que acabó la tercera temporada ha sido TVE quien me ha llamado para hacer esta cuarta. Yo no la tenía preparada ni he ido con Globomedia y Mediapro a decir por qué no la hacemos. La decisión en su día de hacer esta serie fue de TVE, esencialmente de Fernando López Puig, y este regreso es decisión de TVE. Desde ese punto de vista, si hablara de maltrato sería poco agradecido.

Almodóvar, Clara Campoamor, Berlanga y Franco en el primer capítulo que hemos visto, ¿jugar con la historia, las referencias, es lo que más disfrutas? ¿Cómo es la fase de documentación?

El proceso de documentación histórica, aunque luego vayamos con nuestros personajes a la porra ficción, es muy sólido. No es muy complicado ver el primer capítulo y recordar las producción de Cifesa, no es muy difícil ver la España de posguerra tan dura y en la que era tan difícil de sobrevivir. Esos guiños meta con la historia son la base de la serie pero ahí ya manejamos la ironía y el exponer el dato al público para que sean ellos quienes opinen o se sorprendan, como sin fueran ellos parte de la patrulla. Eno se sentido, se disfruta mucho porque vas descubriendo vías fantásticas. El primer capítulo recupera las señas de identidad, como si para dar un salto, tienes que poner los pies en la tierra, entre otras cosas, solventar la vuelta de Julián. Pero ya en el último tercio se nos empieza a ver el gamberreo. La continuidad del capítulo 2 y 3 respecto a esto va a ser muy potente.

También es curioso que en un tiempo de cierto revisionismo histórico, o apropiación de algunas figuras, una serie se encargue de preservar la historia y la memoria

Exactamente. Hay una máquina con la que se puede viajar en el tiempo, que son los recuerdos, y otra que es la historia y la documentación. Desgraciadamente los recuerdos nos mienten muchas veces y desgraciadamente la documentación se utiliza muchas veces de forma tergiversada. En el sentido, El Ministerio del Tiempo quiere recordar cómo fuimos para saber cómo somos, quiere recordar a los derrotados y a los olvidados. Parece que la historia se construye con generales, reyes, batallas… La serie muestra la cara b, el otro lado de la historia, y hace humanos a los personajes. En este primer capítulo, jugar con el concepto de que van a matar a Franco y que el Ministerio tiene que hacer que la historia siga siendo la que es, en realidad también es un homenaje a uno de los ítems más importantes de la ciencia ficción, el What if… El qué hubiera pasado si, hemos visto muchas películas de qué hubiera pasado si Hitler hubiera ganado la Segunda Guerra Mundial, qué hubiera pasado si hubieran asesinado a Hitler, Stephen King habló de qué hubiera pasado si Kennedy si hubiera salvado del asesinato… En general, es curioso que todo el mundo dice que si cambias la historia, todo lo que viene a continuación es peor de lo que estaba. En ese sentido, es un homenaje a nivel español de ese mito, de por qué no podemos cambiar la historia y evitar una dictadura. Pues porque a lo mejor lo que viene después es peor o no, ya veremos. En esta temporada también hay guiños a la ciencia ficción, como la utilización de una máquina de viajar en el tiempo, como la Anacronópete. Es una nave de una novela del siglo XIX que escribió sobre una máquina diez años que Welles escribiera la máquina del tiempo. Para eso existe El Ministerio, para recordar lo que no hemos considerado, lo que hemos olvidado o lo que no queremos recordar. Recordar es la mejor manera de viajar con el tiempo.

 

Cadena SER

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?