Domingo, 05 de Julio de 2020

Otras localidades

El estallido de la indignación

La frase de Patxi López, tan sencilla y tan demoledora, debería sacar los colores a más de uno. A todos aquellos que se dedican única y exclusivamente a desacreditar al adversario, a alimentar el fanatismo de los suyos, a enfrentar a la sociedad, a insultar, a desacreditar las instituciones

El Consejo de Ministros aprueba hoy el ingreso mínimo vital, una política indispensable para paliar los efectos de la pobreza. Ayer tres mil trabajadores en Barcelona y 500 en Lugo supieron que se iban a quedar sin trabajo, trabajadores de Nissan y de Alcoa.

Ayer, también, en el Congreso, se reunión la comisión de reconstrucción, esa comisión en la que los españoles deberíamos tener depositada nuestra confianza para la salida de esta crisis, pero nada más lejos de la realidad.

La realidad es que muchas familias van a necesitar de este ingreso mínimo vital, la famosa "paguita" para la derecha y la ultraderecha. La realidad es que los trabajadores de Nissan manifestaban ayer su desesperación ante la falta de respuesta institucional. La realidad de la comisión parlamentaria es otra bien distinta; es esa realidad paralela en la que lleva instalada la política española, aunque es verdad que unos más que otros. Y esto no va por partidos, ni colores, esto va por personas.

Ayer el vicepresidente Pablo Iglesias compareció en esa comisión y, en lugar de rebajar la tensión del día previo como correspondería a un alto cargo institucional, prefirió seguir alimentando la bronca enfrentándose, eso sí, a alguien que es maestro en la crispación, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros.

Horas más tarde otro episodio similar, entre un diputado de Unidas Podemos y una diputada de VOX. La comisión para la reconstrucción llevaba horas pareciendo un campo de batalla hasta que su presidente dijo basta.

Su presidente es el socialista Patxi López, visiblemente enfadado, hizo algo tan sencillo, y a la vez tan extraordinario como recordar a los presentes el motivo por el que estaban allí.

Parece obvio, estaban allí para hacer lo que se demanda de la política, lo que se demanda de los representantes de la ciudadanía, trabajar para esa ciudadanía. Algo tan obvio, pero tan imprescindible de recordar. "Si en algún momento podemos demostrar para que sirve la política, es este. Si no, es que no servimos para nada". Esta frase de Patxi López, tan sencilla y tan demoledora, debería sacar los colores a más de uno. A todos aquellos que se dedican única y exclusivamente a desacreditar al adversario, a alimentar el fanatismo de los suyos, a enfrentar a la sociedad, a insultar, a desacreditar las instituciones. Ellos son los que son completamente inútiles para la gente.

Cuando tengamos la tentación de decir que todos los políticos son iguales recordemos que está Patxi López y, afortunadamente, muchos otros que piensan como él. Ojalá estallasen de indignación más a menudo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?