Domingo, 05 de Julio de 2020

Otras localidades

La firma de Iñaki Gabilondo

Preguntas impertinentes de lo más pertinentes

La comisión para la reconstrucción va a ser el mejor escaparate para medir la verdadera estatura política, con P mayúscula, de todos y cada uno de nuestros partidos

La voz de la opinión ciudadana mayoritaria y el griterío que nos llega de la trifulca política dibujan dos universos distintos y cada vez más distantes. Más del 70% de la población reclama unidad de esfuerzo para superar la crisis y resulta que la comisión parlamentaria constituida para eso inaugura sus sesiones con bronca y con portazos. No es un inicio muy esperanzador; agravado además por la sospecha, ampliamente extendida, de que los asistentes acuden llenos de reservas, algunos con segundas y terceras intenciones, y que no todos quieren que prospere.

Debido a esa desconfianza, algunas preguntas impertinentes pueden ser pertinentes. Podríamos lanzar muchas a todos los líderes, pero esta mañana vamos a poner un par de ejemplos.

Pregunta dirigida Pablo Casado, ¿prefiere usted que España supere la crisis socioeconómica que se avecina aunque eso ocurra bajo la dirección del Gobierno Sánchez o prefiere que el país se atasque y que eso ocurra bajo la dirección del Gobierno Sánchez? No es una pregunta retórica, pues la respuesta no me parece nada obvia; no es una pregunta trampa, pues no pretende cazar al presidente del PP, pretende entenderle. Sería una pregunta más bien socrática (con perdón). 

Pregunta a Pablo Iglesias, el sospechoso habitual. ¿De verdad quiere usted que funcione la comisión parlamentaria para la reconstrucción económica social que busca consensos transversales, incluido el PP, o prefiere que no cuaje para que no se diluya el control ideológico del proceso? Lo que ocurre es que esta segunda pregunta sí me parecería retórica, es decir, de respuesta obvia, porque todo gobernante (Iglesias es vicepresidente del Gobierno) se apunta por encima de todo al éxito de su gestión, y se apunta el éxito aunque lo tenga que compartir. Si en este caso no fuera así ya no estaríamos hablando de política, sino de psiquiatría.

Preguntas con dudas de este tipo serían casi un insulto para la inmensa mayoría de los ciudadanos, pero los partidos deben aceptarlas como legítimas. Ellos saben mejor que nadie que la ferocidad de sus batallas extravían a menudo la idea el bien común, que actúan más como máquinas de demolición que de construcción y que se esfuerzan más en destruir a sus adversarios que hacer atractivas sus propuestas. La comisión para la reconstrucción, dado que en ella se plantea no sólo la salir de esta crisis pavorosa sino el rumbo de navegación de los próximos años, va a ser el mejor escaparate para medir la verdadera estatura política con P mayúscula de todos y cada uno de nuestros partidos. Veremos qué pasa.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?