Lunes, 28 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Animales

Armas, drogas o monos: el negocio del tráfico de animales

Juanjo Millás y Paqui Ramos visitan el centro de Rescate de Animales Rainfer de la Fundación Chimpatía

Uno de los primates del Centro de Rescate de Primates, Rainfer, en Madrid

Uno de los primates del Centro de Rescate de Primates, Rainfer, en Madrid / Cadena SER

Es más cruel que curioso el capricho de tener animales salvajes como mascotas. Metidos en jaulas, sin las condiciones ni los cuidados mínimos ya no para ser felices, que nunca lo serán, simplemente para estar sanos. El postureo y la ignorancia podrían explicarlo: alardear de coleccionismo, de tener la especie más rara, de creer que algunos animales, troceados, tienen algún tipo de propiedad medicinal.

Adivinen cuál es el mamífero más traficado del mundo… ¡El pangolín! Más de 100 mil ejemplares anualmente. Sus escamas se utilizan para hacer medicinas, su carne para consumo. De los tigres se buscan huesos y bilis. Del rinoceronte, el cuerno que se cree que tiene poderes, incluso en Vietnam se dijo que podía curar el cáncer. Todo mentira.

Luis Suárez, biólogo y coordinador de Conservación de WWF España nos cuenta las consecuencias de arrancar a estos animales de su hábitat natural, de moverlos por el mundo, de ponerlos en contacto con los humanos. En realidad estamos viviendo en primera persona a qué conduce: virus y enfermedades que no estamos preparados para combatir. Pasó con el ébola, con el SARS y ahora con el Covid-19.

El tráfico ilegal de especies es un negocio tan lucrativo como el de armas o drogas, utiliza las mismas redes y las consecuencias son igual de peligrosas. Mueve entre 8.000 y 20.000 millones de euros al año pero está mucho menos perseguido que otros delitos. El dinero también lo explica todo: la falta de voluntad política, de legislación específica, de coordinación, de medios para luchar contra ello.

El tráfico ilegal de animales es un 60% mayor de lo que se esperaba

Una nueva investigación internacional realizada por científicos de universidades de Estados Unidos y el Reino Unido denuncia que este comercio clandestino afecta ya a una de cada cinco especies de vertebrados

 Hasta donde no llegan las instituciones lo hacen centros de rescate como el que dirige Marta Bustelo. Dependen del Ministerio de Comercio y su situación es precaria. Solo 5 de los 35 centros existentes tiene un convenio de colaboración con la administración, que además aporta menos del 10% de los gastos reales de mantenimiento. A Rainfer llegan primates incautados al tráfico ilegal, a particulares, rescatados de circos y de empresas que los usan para publicidad. No somos conscientes cuando vemos en una película, como Piratas del Caribe, a un mono “humanizado” todo lo que le han debido hacer para que haga esas cosas. “Para amansarlos les van arrancando los dientes. A veces les cortan dedos”, nos cuenta Marta.

Cada uno de estos animales que visitamos con Juanjo Millás tiene una historia terrible a sus espaldas. Maxi, el último chimpancé que recogieron de un circo, tiene 50 años pero el cuerpo de una cría. Es raquítico porque durante 40 años le han castigado para enseñarle a saltar espadas, apagar velas con las manos, hacer monerías vestido de faralaes… Boris es un orangután tan maltratado que no es capaz de adaptarse a ningún grupo y pasa sus días solo en una esquina del terreno en el que vive. Guille es un chimpancé tuerto y agorafóbico al que, durante 12 años, mantuvieron en una jaula de dos metros cuadrados que le ha dejado la espalda torcida porque durante ese tiempo nunca pudo erguirse. Se acerca, nos mira y da palmadas con fuerza mientras balancea su cuerpo. “Lo hace con gente que no conoce para que penséis que él es el que manda. Es una forma de reforzar su autoestima. Pero es el último del grupo y le da miedo subirse a los palos como los demás” apunta Marta. “Claro que sí Guille, tú mandas mucho ¡qué fuerte eres!” Le decimos con un nudo en la garganta. Marta y Eider son dos hermanas ancianas, las secuestraron hace unas semanas y después las abandonaron en una parada de autobús con algunas heridas leves. “Lo peor fuer el estrés postraumático”.

La Guardia Civil investiga a 11 personas por la venta ilegal de primates

Los investigados ofrecían, a través de portales de compraventa en Internet, animales sin legalizar, de procedencia desconocida y sin control sanitario

Dice Juanjo que cuando mira a un chimpacé le ve tan parecido a nosotros que es como si estuviera viendo al otro, como mirarse en un espejo. Cuando les hacemos daño es como si nos lo estuviéramos haciendo a nosotros mismos. Quién sería tan imbécil de maltratarse a sí mismo

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?