Domingo, 05 de Julio de 2020

Otras localidades

Quince días de tregua y 6 meses decisivos

El desafío para el Gobierno es conseguir estabilidad presupuestaria sin perder el rasgo social que define su coalición. Para la oposición, su desafío estratégico pasa por entender lo que se resiste a entender: que el Gobierno se queda

BEA POLO

Ante la inminencia de una cita en las urnas, la política se comporta como los conductores cuando ven un coche de la Guardia Civil de Tráfico: aflojan en el pie del acelerador, repasan a toda prisa el código de comportamiento: cinturón ajustado, no teléfono móvil, formalidad de los niños... y adoptan la actitud del ciudadano modelo que dura hasta que el coche de la Guardia Civil se aleja o toma un desvío.

Hasta el día 12 de julio, cita electoral en Galicia y Euskadi, tenemos dos semanas de tregua. Los bocazas de guardia mantendrán encendidas las brasas de la ferocidad pero cada partido se empleará a fondo por ser reconocido como el más responsable de todos. De eso se beneficiará a la comisión parlamentaria para la reconstrucción, que podrá alcanzar acuerdos aunque sean desengrasados, desnatados, bajos en calorías y muy sin, sin nada que chirríe.

Sin nada que chirríe demasiado sobre todo en Europa, donde, bajo la presidencia de Alemania, en el canto del cisne de Angela Merkel, se va a vivir un semestre decisivo que va a poner a prueba las estructuras políticas de la Unión y de cada uno de los países miembros. En Francia, por ejemplo, con el partido de Macron debilitado; en Irlanda, por ejemplo, con un acuerdo de los dos grandes partidos conservadores, enemigos históricos, que se han unido a los verdes para dejar fuera al izquierdista Sinn Fein.

Un semestre que España debe afrontar con conciencia de oportunidad, con consciencia de máximo compromiso. Por eso, nuestra quincena de tregua se va a encadenar a ese semestre clave durante el cual hemos de poner en orden nuestra casa, es la hora de la verdad para políticos de verdad.

El desafío para el Gobierno es que encajen piezas irregulares, conseguir estabilidad presupuestaria sin perder el rasgos social que define su coalición gubernamental y la mayoría parlamentaria que lo sostiene y gestionar los apoyos incompatibles de Esquerra y Ciudadanos con las selecciones de Cataluña al fondo. Para la oposición su desafío estratégico pasa por un punto previo, entender lo que se resiste a entender: que el Gobierno se queda. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?