Viernes, 14 de Agosto de 2020

Otras localidades

Mujeres sin hogar, un colectivo invisible

El sinhogarismo es un problema social que afecta a unas 35.000 personas en España. De ellas, un 15% son mujeres

Una persona duerme en una marquesina de autobús en Madrid

Una persona duerme en una marquesina de autobús en Madrid / Getty Images

“Vivir en la calle es lo peor que le puede suceder a uno, dejas de existir”. Todas coinciden. La calle les arrebató la dignidad, les borró la identidad, les dejó sin nada.

Se estima que unas 35.000 personas viven sin hogar en España, de ellas, alrededor de un 15% son mujeres, una cifra que ha aumentado en los últimos años. Esas mujeres constituyen uno de los colectivos más vulnerables y más invisibilizados. El sinhogarismo está relacionado con la pobreza y la desigualdad de oportunidades y se debe, sobre todo, al fracaso de nuestro sistema social. En nuestro país la tasa de desempleo de las mujeres es superior a la de los hombres, según datos del Instituto Nacional de Estadística (2019) el paro femenino era de un 17 % frente al 13,7 % masculino. El incumplimiento del derecho a la vivienda se ceba también con hogares monoparentales a cargo de una mujer, según la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de todos los desahucios que se producen en familias con un solo miembro casi el 100% afecta a mujeres. El sinhogarismo femenino también está estrechamente relacionado con la violencia machista, las cifras son alarmantes: un 70% ha sufrido agresiones físicas y un 50% sexuales. El maltrato y la dependencia económica están muy vinculadas, temen quedarse sin nada y acabar en la calle.

En A Vivir hemos conversado con Sandra, Antonia y Fadila (nombres ficticios para mantener su anonimato), tres supervivientes que saben muy bien lo que significa quedarse sin hogar. En la vida, muchas veces, las cosas más terribles ocurren en silencio y de manera discreta. Y eso les ocurrió a ellas, una suma de acontecimientos hizo que acabaran viviendo en la calle. Tenían una vida, una familia y un hogar hasta que un día decidieron dejar de estar sometidas al dictado de sus parejas. “Mi ex pareja me maltrataba, no me dejaba trabajar. Sin darme cuenta acabé en la calle, sin nada”, explica Antonia.

Faltan recursos para las víctimas de violencia machista. El sistema está colapsado, faltan centros de acogida y apoyo psicológico, circunstancias que la Asociación Aires conoce de primera mano. Aires es una entidad sin ánimo de lucro que trabaja para impulsar la inclusión social a través de iniciativas que apuestan por la autodeterminación de las mujeres a las que ayudan. Entre sus proyectos se encuentra La Morada Housing First, una iniciativa orientada a facilitar el acceso a viviendas unipersonales a mujeres víctimas de diferentes violencias así como ayudarlas en su reintegración social a través de un acompañamiento especializado y personalizado. La defensa del derecho a una vivienda digna y el apoyo social y psicológico son sus pilares fundamentales. “Son mujeres a las que les han arrebatado su vida, quedarse sin hogar es una realidad extremadamente dura”, afirma Carmen Belchí, presidenta de dicha asociación.

Hoy en día se desconoce la cifra real de mujeres que no tienen un hogar. Se mantiene invisible, oculta. En la prensa y en los medios de comunicación podemos encontrar las historias de algunas de ellas, como Sandra, Antonia y Fadila, pero son muchísimas más. Miles. Hay, por tanto, mucho trabajo por delante. La incorporación de las mujeres a un mercado laboral en condiciones de igualdad no solo es necesario sino que puede ser un factor decisivo para la prevención y para que puedan salir de una vida que no les protege. La autonomía económica es clave. “Porque cualquiera puede acabar sin hogar. Y es muy duro.”

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?