Martes, 11 de Agosto de 2020

Otras localidades

Dudas sobre el uso de la mascarilla: "Siempre puesta, ni en el codo ni en el cuello para hablar por el móvil"

Respondemos a las dudas sobre cómo usar, guardar y desinfectar la mascarilla con la doctora María Sáinz, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública

Llevamos meses hablando de ellas pero las dudas sobre las mascarillas nos siguen asaltando a diario. Hoy, coincidiendo con el anuncio de la Generalitat de proponer su uso obligatorio en toda Cataluña, con y sin distancias de seguridad, hemos querido responder en La Ventana a las preguntas más habituales sobre el correcto uso de esta medida esencial de prevención.

Lo primero es volver a recordar que su uso no es caprichoso sino que obedece a una regla de oro: ‘Es importante que entendamos por qué tenemos que llevarla puesta. Si yo llevo mascarilla te protejo a ti y si tú la llevas me proteges a mí. Cualquiera podemos ser portadores, sin saberlo, de un virus que puede hacer enfermar gravemente o incluso provocar la muerte a otras personas. Es un tema de conciencia, aunque yo siempre prefiero hablar de hacer pedagogía, persuadir y convencer, antes que de ordenar’, nos ha contado María Sáinz, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y Coordinadora de Protección Social del Colegio de Médicos de Madrid.

‘La mascarilla debe ser obligatoria en lugares cerrados y públicos donde es imposible mantener la distancia de seguridad. En espacios abiertos sabemos que la carga viral de una tos o una palabra alta, es más difícil que pueda alcanzarnos a través de las gotas de saliva, pero lo cierto es que somos seres gregarios, que nos gusta hacer cosas juntos y estar pegados’.

"No te quites la mascarilla para hablar por el móvil"

No, la mascarilla no te impide hablar. Tu interlocutor te escucha. Y justo debes llevarla cuando hablas por el móvil para impedir que tus gotitas de saliva potencialmente infectadas con el virus pueda contagiar a otra persona. Así que: ‘La mascarilla es para llevarla puesta, cubriendo desde la nariz y la boca, y no para bajárnosla, ni llevarla de ‘tapa papadas, ni de tapa codos ni de diadema’. Puesta para hablar especialmente porque al hablar, y más si es en alto, es cuando más gotas emitimos’.

Sáinz desmonta así uno de los errores más habituales que cometemos al usar mascarillas. ‘No es conveniente estar tocándola ni subiéndola ni bajándola, porque te puedes reinfectar de carga viral con tu propia saliva. Si tú portas el virus y has hablado en la parte interna de la mascarilla potencialmente puede estar ahí el virus. Así que, cuando te la quites o la tiras o la lavas si es reutilizable. Pero si te la quitas y te la pones de forma continua estás aumentando tu riesgo de reinfectarte’. Por eso Sáinz recomienda llevar siempre a mano alguna de repuesto por si necesitas cambiártela. Y a la hora de quitarla: ‘de las orejas, desde atrás hacia adelante, cogiendo solo las tiras o las gomas, con cuidado, como si te diera mucho asquito’.

"Guarda la mascarilla en un sobre de papel o una bolsa de tela"

Si te la tienes que quitar, mucho ojo con dejarla sobre cualquier superficie. Lo conveniente es ‘meterla en un sobre de papel apaisado de los de toda la vida, o en una bolsita de tela. En plástico no, porque es un material no transpirable que supone un medio estupendo para los virus’, explica Sáinz.

Y para desinfectar: ‘agua caliente y jabon. Admite perfectamente un programa de lavado a más de 60 grados, puedes ponerla con ropa blanca de cama para aprovechar la carga de la lavadora y no despilfarrar agua ni energía. O bien en un barreño con agua muy caliente y jabón, la dejas un buen rato, luego aclaras, la tiendes, y ya la tienes lista para el día siguiente’. Eso las reutilizables, claro, las desechables deben tirarse convenientemente cerradas en bolsas al contenedor de restos. Nunca, como ningún otro desecho, al suelo ni en la calle.

"Más vale acostumbrarnos a vivir con la mascarilla"

Y sí, lo mismo que se cogen las llaves o las gafas para salir de casa, habrá que ir acostumbrándose a coger igualmente la mascarilla y un botecito de gel hidroalcohólico por si no tenemos un acceso rápido a un baño público con agua y jabón. ‘Eramos muy escépticos con el mundo asiático pero ellos tienen mucho más interiorizada esta cultura de prevención, mientras que a los europeos nos cuesta bastante cambiar las costumbres. Pero lo único que pretende la Medicina con todas estas recomendaciones es que tengamos tiempo para protegernos en tanto que llega un tratamiento o una vacuna, pero la ciencia no es milagro, es conocimiento y el conocimiento tarda mucho’.

Para la doctora Sáinz, es importante usar todos los recursos a nuestro alcance para interiorizar estas medidas porque la memoria es frágil. ‘Es cierto que cuando se ha visto las orejas al lobo, como les ha pasado a muchos sanitarios que se han enfrentado a mucho sufrimiento, la ortodoxia suele funcionar pero el ser humano es olvidadizo’.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?