X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies

Hora 25

La hermana del jornalero muerto en Lorca: "Decía que no aguantaba más, tenía un vuelo para el 28 de octubre"

La única familiar del jornalero fallecido el sábado en Lorca, en el programa 'Hora 25'

Ana Blandón desvela que Eleazar tenía un billete de vuelta a Nicaragua el 28 de octubre

Según su hermana, le dijo que iba a trabajar hasta poder costearse la PCR para poder volver

Ana Blandón, hermana de Eleazar Blandón, el temporero nicaragüense que murió de un golpe de calor el pasado sábado en Lorca (Murcia). / Carlos Barba (EFE)
  • Escucha la entrevista a la hermana del temporero fallecido en Lorca:

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Ana Blandón, hermana de Eleazar Blandón, el temporero nicaragüense que murió de un golpe de calor el pasado sábado en Lorca, ha pasado este jueves por el programa 'Hora 25'. Entrevistada por Aimar Bretos, Ana Blandón ha asegurado que su hermano no habría fallecido si hubieran llamado a una ambulancia, que ha querido dejar claro que todavía hoy no ha podido ver el cuerpo de su hermano y que trabaja para intentar repatriarlo.

El viaje de su hermano

Ana Blandón ha explicado en 'Hora 25' que su hermano llegó el pasado 21 de octubre a Bilbao y que 15 días más tarde viajó a Almería, donde ella reside. No tenía trabajo, entonces se enteró por un amigo de que en Lorca buscaban trabajadores sin paples para trabajar en el campo. Ella le dejó el dinero y Eleazar se marchó a Lorca.

Según Blandón, su hermano le había expresado en alguna ocasión que quería regresar a Nicaragua. "No podía dar un paso más, no tenía ni ánimos para comer de lo cansado que llegaba". "Me decía que en la empresa no les brindaban ni agua", ha asegurado. La mujer ha relatado además que se enteró de lo ocurrido por un compañero de su hermano y que ni tan siquiera ha sido ella la que ha reconocido su cuerpo.

  • Las declaraciones de Ana Blandón en 'Hora 25':

"Era la única familia de Eleazar en España, llevo aquí dos años y medio. Él me pidió ayuda para que le aportara el dinero para el viaje. Nuestra madre también me pidió ayuda y entonces le envié el dinero y le esperé aquí en Almeria".

"Entró en Bilbao, estaba allí a ver si unos amigos le conseguían trabajo. No encontró y hace dos meses vino a Almeria. Un amigo le dijo que en Lorca estaban dando trabajo a personas sin papeles para sacar adelante los cultivos. Él solo tenía el pasaporte".

"Eleazar quería trabajar aquí tres o cuatro años, ahorrar y poner un negocio con sus hijos en Nicaragua. Tenía mujer y cinco hijos, uno de ellos un bebé que mi hermano no ha llegado a conocer".

"El viernes mi mamá me escribió que Eleazar hacía un día que no se conectaba. Le dije que le iba a llamar el sábado por la mañana porque, a veces, no tenía datos. Por la mañana lo llamé y escribí. No le llegaban los mensajes. Entonces escribí a un amigo y me dijo que se habían ido a las 6 de la mañana a trabajar y que a su llegada a las 18 me avisaría. Así quedamos. Como a las 15 horas me dijo que se lo habían llevado al hospital porque Eleazar se había desmayado. A las 17:30 me dijo que estaba en el hospital, le dijeron que fuese a la Policía y que no le daban información. A él le daba miedo ir a la Policía porque no tiene papeles y se lo pidió a la casera".

"A la primera persona que le dan noticias de Eleazar es a la casera. Ella me dijo que mi hermano había muerto, le pedí que se asegurara y me dijo que sí".

"A mi me dijeron que se desmayó pero que estaba repuesto y le iban a incorporar en una nueva cuadrilla. Cuando se desmayó estaba vivo pero no tenía fuerzas. La furgoneta que los traslada les dijo que tenía que esperar, que hasta que no se recogieran a todos los trabajadores no se podían marchar (...) A él tuvieron que cargarlo en la furgoneta y cuando hicieron el recorrido para dejar a todos los trabajadores, a todos, a él lo dejaron en la acera del centro de salud. Eso es lo que nos indigna. Es una manera espantosa, horrible e inhumana. Si se hubiese llamado a una ambulancia, él estaría vivo. Si le dejan el primero en el hospital, estaría vivo. Es una forma grosera, sin corazón. Lo dejaron tirado en una acera. Eso no es humano".

"Hablé mucho con él y me dijo que no aguantaba, que era horrible trabajar ahí. Dice que lo insultaban, lo decían malas palabras (...) Entonces decía que quería volver a Nicaragua. Decía que no aguantaba. Le llamaban burro, lento y él decía que, por ejemplo, los muchachos cuando reunían decían que la mayoría lloraban contando lo que les pasaba. Mi madre ya le había comprado el billete de vuelta el viernes, volvía el 28 de octubre. Decía que iba a trabajar para hacerse la prueba del COVID, el requisito que le ponen para poder viajar. Yo le dije a mi madre que se lo iba a dejar, pero no logré decírselo, no logré hablar con él".

"Queremos repatriar el cadáver, yo le quiero dar ese consuelo a mi madre y a su esposa. Yo solo quiero que esto sea una pesadilla (...) Su hijo se tuvo que salir de la universidad porque no podía costear sus gastos".

"No quiero que la muerte de mi hermano quede impune. Nosotros venimos con la ilusión de trabajar, sabemos que venimos a eso. Solo queremos esa oportunidad, pero hacerlo de una manera digna. No venimos a hacer nada malo, venimos buscando una mejor vida para la familia que dejamos en Nicaragua".

"A mí de las autoridades no me ha llamado nadie. He tenido el apoyo de organizaciones de Nicaragua, de personas que están en España de origen nicaragüense. Ellos me han dado su apoyo"