Sábado, 04 de Diciembre de 2021

Otras localidades

lucha contra el Cáncer

Cáncer y embarazo, una historia de optimismo: "Quiero mostrar mi experiencia real para dar esperanza"

A Marta Toscano (43 años) le detectaron cáncer cuando estaba embarazada de 20 semanas; se sintió muy sola y ahora quiere dar a conocer su caso para ayudar a otras personas en situaciones semejantes

Vuelve a escuchar la entrevista de Pedro Blanco a Marta Toscano. / CADENA SER

Marta Toscano tiene 43 años, es ingeniera técnica industrial y, antes de todo lo que le sucedió después, trabajaba en Abengoa como jefa de proyecto en una planta termosolar en Sudáfrica, donde vivía con su marido y sus dos hijos. El caso de Marta y su "convivencia" con el cáncer es una historia intensa, a veces desgarradora, en la que su optimismo y el triunfo de la ciencia es fundamental. "Me he considerado siempre optimista, disfrutaba la vida ya antes del cáncer, nunca me ha parado nada, y a raíz del cáncer he tenido la misma actitud, con el apoyo de mi marido y mi familia hemos ido tomando decisiones; no pretendo dar consejos, si alguien necesita apoyo y fortaleza y escuchar mi vivencia, ahí estoy", explica durante la entrevista a Pedro Blanco. 

Marta y su marido decidieron, con la llegada de los niños, dejar el país africano y mudarse a Australia: "Nos fuimos a vivir una aventura". De eso hace ya tres años. Fue entonces cuando, en una autoexploración, se notó "un pequeño bulto en el pecho" y los médicos australianos le dijeron que seguramente se debía a que estaba dando el pecho a su segundo hijo. Entonces estaba embarazada de 20 semanas de su tercer hijo y decidió volver a España para una exploración médica más completa. El 27 junio de 2017 le confirmaron en su ciudad natal, Sevilla, que tenía cáncer de mama, un carcinoma ductal infiltrante en grado 4 (había pasado a los ganglios de la axila).

"Me dijeron que lo mejor que podría hacer era interrumpir el embarazo"

Se sometió a ecografías y biopsias y recibió un muy mal pronóstico: "Los médicos me dijeron que lo mejor que podría hacer era interrumpir el embarazo". Los médicos le recomendaron que abortara (estaba en la mitad del embarazo) para poder hacer frente con garantías a su cáncer, pero Marta creía que debía haber otra solución. "Ya la sentía, se me movía en el vientre, tenía nombre... Irene)".

Marta Toscano, en los estudios de Radio Sevilla. / ELENA CARAZO

Marta y su marido decidieron pedir una segunda opinión médica en Madrid. Acudió al centro oncológico MD Anderson, donde los médicos le dieron esperanzas: "Me dijeron que lo primero era mi bebé, luego yo y después el cáncer". Fue entonces cuando comenzó a recibir quimioterapia. Al estar embarazada no le podían hacer radiografías, con lo que todo fue a base de ecografías e intuición.

"Es raro sentir que tienes dentro de ti vida y al mismo tiempo muerte... conviviendo"

"Es raro sentir que tienes dentro de ti vida y al mismo tiempo muerte. A mí no me preocupaba que se me cayera el pelo, me preocupaba mi hija, qué le iba a pasar, cómo iba a nacer", explica Marta en la SER. 

El 4 de octubre de 2017 los médicos programaron una cesárea y su hija nació con 34 semanas y 1,9 kilos. Además, se aprovechó la cirugía para extirparle los ovarios, ya que por el tratamiento uno de ellos había crecido demasiado. Marta está convencida de que estar embarazada cuando le detectaron el cáncer fue lo que le salvó. 

Dos operaciones en 2018

La historia de superación de Marta no se queda aquí; cuando se recuperó de la cesárea y de la extirpación de ovarios los médicos hicieron análisis más a fondo y le descubrieron un carcinoma de colon. La operaron en enero de 2018 dos veces; una para extirparle un pecho y otra para limpiarle lo relacionado con el cáncer de colon, una enfermedad que también estaba en grado 4. Antes de la operación le administraron quimioterapia para reducir el tamaño del tumor. "La operación de colon duró diez horas y el resultado fue muy bueno". Marta recuerda 2018 con tristeza; los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer de colon hicieron que se perdiera el primer año de su hija, pero defiende que era necesario para seguir hoy viva y disfrutar de ella y de sus hermanos: "Su primer año no lo recuerdo mucho, de la crianza y de los otros dos niños se ocupó mi marido", explica Marta a Pedro Blanco.

"En junio de 2019 estaba limpia"

Llegó 2019 y Marta siguió con los tratamientos, que estaban resultando efectivos. Acabó los ciclos de quimioterapia con optimismo: "En junio de 2019 estaba limpia". Tenía por delante tres meses sin tratamientos ni médicos ni visitas al hospital. 

Las malas noticias volverían a llegar en enero de 2020. Los médicos le descubrieron tres tumores en el hígado y algo en el pulmón, lo que le obligó a volver a empezar con los ciclos de quimioterapia que aún hoy mantiene.

La lucha sigue y Marta y su familia no piensa renunciar. Ahora ha accedido a un tratamiento experimental oral con el hospital Virgen del Rocío de Sevilla que no le va a curar pero sí le va a mantener. Marta quiere dar a conocer su caso para ayudar a otras personas que puedan encontrarse en situaciones semejantes, embaraza y con cáncer: "No encontraba casos parecidos al mío, hay 1 cada 30.000 personas, te sientes sola y por eso decidí compartirlo y contarlo: "Quiero mostrar mi experiencia real para dar esperanza".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?