Miércoles, 23 de Septiembre de 2020

Otras localidades

Obligación moral

Quedan todavía demasiados muertos en las cunetas y ha pasado demasiado tiempo sin que nadie hiciera nada por sacarlos

Ayer echó a andar la ley de la Memoria Democrática. Le queda todavía un largo recorrido por delante, un recorrido en el que, probablemente, veremos a la derecha de este país revolverse incapaz de suturar las heridas que mantienen a este país dividido en dos, como si apenas lleváramos más de 40 años de democracia. Esta es otra de las anomalías que nos distinguen de nuestros vecinos europeos, la incapacidad, ya no solo de encontrar una memoria común, sino de dejar de arrojarnos los bandos y los muertos de los bandos a la cabeza. Quedan todavía demasiados muertos en las cunetas y ha pasado demasiado tiempo sin que nadie hiciera nada por sacarlos, la restitución de su memoria y de la memoria de los suyos es una obligación moral para este país.

Pero, claro, casi al mismo tiempo que el Gobierno impulsaba la nueva ley de memoria histórica, en el Congreso, la ultraderecha defendía una reforma de la ley de partidos para ilegalizar a las formaciones nacionalistas e independentistas, bueno, de hecho, les encantaría ilegalizar a todo el mundo menos a ellos. A Vox la democracia no solo le trae sin cuidado, sino que la consideran un serio impedimento para alcanzar sus objetivos. Le debe parecer tedioso a la formación de Abascal tener que cumplir con los trámites parlamentarios en lugar de echar sin contemplamientos al resto de fuerzas políticas del parlamento, donde todavía resuenan las palabras de Abascal señalando al Gobierno de Sánchez como el peor de los últimos 80 años, los gobiernos de Franco, una dictadura, fueron mejores.

Gracias al sistema democrático y a la Constitución, la ultraderecha pudo defender, ayer, su iniciativa en el pleno del Congreso, igual que los independentistas, los nacionalistas o los republicanos pueden defender las suyas. Pero este marco es el que precisamente aprieta a Vox que ayer, si, se quedó solo en el Congreso, con las abstenciones del PP y Ciudadanos, que todo hay que decirlo, aunque eso ellos ya lo sabían. Les importaba más el eco fuera de las paredes del Parlamento.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?