Viernes, 30 de Octubre de 2020

Otras localidades

Festival San Sebastián | CRÍTICA

'Rifkin's Festival', 'postureo' y amor al cine europeo

Woody Allen se ríe de de los festivales y del narcisismo de los artistas en su nueva comedia rodada en San Sebastián. Una historia de enredo, de amor, desamor, con el miedo a la muerte siempre latente, en la que homenajea al gran cine europeo

Carte oficial de 'Rifkin's Festival'

Carte oficial de 'Rifkin's Festival' / The Mediapro Studio

Woody Allen lleva siglos haciendo la misma película, pero cada una es diferente. Parafraseando a su Alvy Singer, el personaje que él interpretaba en Annie Hall y uno de los mejores de su carrera, las películas de Allen son como el chiste de la gallina. Previsibles, sencillas, poca cosa; pero funcionan. Y eso ocurre con Rifkin’s Festival, una película que refleja más comedia y más optimismo que sus anteriores trabajos y, sobre todo, un amor al cine europeo que pocos directores profesan hoy día.

Rifkin’s Festival tiene una historia de enredo, de amor, desamor, con el miedo a la muerte siempre latente. Un estudioso del cine viaja con su mujer al Festival de San Sebastián. Ella es la agente del director más prometedor -y pretencioso- del momento, con el que flirtea sin disimulo. Él, mientras ella trabaja, conoce a una cardióloga española de la que se enamora y, que a su vez, vive una relación tóxica con un pintor excéntrico. La historia podría ser la de Vicky Cristina Barcelona, la otra película que Allen rodó en España, o la de A Roma con amor, o la de Midnight in Paris, o la de Día de lluvia en Nueva York.

Sin embargo, cada una de esas películas tenía una línea narrativa diferente. Por ejemplo, en Medianoche en París, el viaje en el tiempo a la época de Picasso, Dalí y Buñuel. En Día de lluvia en Nueva York, al mundo del cine y los rodajes y de una industria narcisista como la de Hollywood. En Vicky Cristina Barcelona un viaje a la locura y en Rifkin’s Festival un recorrido por las grandes obras maestras de directores que han influido a Woody Allen, como Fellini en Ocho y medio, Truffaut en Jules et Jim, Bergman en El séptimo sello, Orson Welles en Ciudadano Kane.

Todas esas escenas son recreadas e insertadas en esta comedia romántica con sabor amargo, que tiene las líneas más ácidas de las últimas películas, por ejemplo, con esa rueda de prensa del director de cine asegurando que su película acabará con el conflicto palestino. O la charla con la muerte, maravillosamente interpretada por un fugaz Christoph Waltz. O las críticas al funcionamiento de la prensa cinematográfica, de los festivales de cine y al postrero de los artistas, a las entregas de premios que Allen siempre ha rehuido.

Evidentemente, Rifkin’s Festival está a años luz de la genialidad de Annie Hall, de Manhattan o de la profundidad de Blue Jasmine, Interiores o Hannah y sus hermanas. Ni de la creatividad de Días de radio o La rosa púrpura del Cairo, o del humor de Bananas o Todo lo que quiso saber sobre sexo y nunca se atrevió a preguntar. Pero su cine siempre tiene unas escenas geniales, unas líneas brillantes de diálogos y un casting interesante, como el que componen Wallace Shawn, en un alter ego cada vez más mayor, o en Gina Gershon, junto a la parte española, Elena Anaya y Sergi López, en papeles que recuerdan a los de Bardem y Penélope.

Vittorio Storaro estruja el cielo de San Sebastián para alejar la lluvia y la niebla del norte. Metáfora que ejemplifica lo que el director neoyorquino buscaba durante el rodaje de esta película: alejar la tormenta que se ceñía sobre su persona, esa que le acompaña intermitentemente desde los noventa, tras la acusación de su ex pareja Mia Farrow y hija.

En el año en el que el cine de autor casi muere, Woody Allen le homenajea. Es un canto al cine, a la comedia, a la risa, a todo aquello que, como siempre dice, le ha salvado incluso en los tiempos más oscuros.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?