Sábado, 31 de Octubre de 2020

Otras localidades

La construcción de la Europa "fortaleza" continúa

Médicos Sin Fronteras cree que la UE ha vuelto a fallar con su propuesta de pacto migratorio y reclama un cambio radical de las políticas de asilo que tienen por objetivo "devolver a un mayor número de personas a sus países de origen"

Aumentar la cooperación en los países de origen de los migrantes o unificar el control de identidad en las fronteras son algunos de los pilares del nuevo pacto migratorio presentado por la Unión Europea esta semana.

El acuerdo propone agilizar la expulsión de los inmigrantes irregulares y reforzar el control de las fronteras exteriores con un mecanismo basado en la “solidaridad” y “responsabilidad” de los países miembros.

Es la respuesta de Bruselas a la mala gestión de la migración en suelo europeo que dio lugar a la catástrofe del incendio del campo de refugiados de Moria, en Grecia. Pero organizaciones como Médicos Sin Fronteras creen que la UE ha vuelto a fallar y reclaman un cambio radical de las políticas migratorias.

Raquel González, responsable de Relaciones Externas de MSF, critica que “la contención y la securitización continúan siendo el corazón de las políticas migratorias europeas”. Teme que sea un paso más en la política de los últimos años ya que “hay muy pocas alusiones a todo lo que tenga que ver con protección, generosidad y humanidad”.

González lamenta que se haya desperdiciado “una buena oportunidad para garantizar los derechos humanos y asegurar condiciones dignas a los solicitantes de asilo”, y se siente decepcionada, dice, porque se trata de un pacto “cuyos arquitectos ni siquiera pueden argumentar que lo han diseñado en caliente, pues llevan muchos años”.

La ONG critica la “hipocresía” de la UE que prometía ofrecer un enfoque humano y ha propuesto un sistema que amenaza con multiplicar los campos de refugiados como el de Moria por toda Europa. Un campo, recuerda González, en el que “los seres humanos están absolutamente desprovistas de dignidad y protección”, como en el resto de campos de las islas griegas.

La flexibilidad para los diferentes países miembros, que no están obligados a acoger a los solicitantes de asilo, es otro de los puntos que rechaza la ONG. “Las cuotas de asilo no se van a aplicar de manera uniforme en la UE”, denuncia González, porque los países pueden elegir acoger o “encargarse del retorno voluntario de quienes quedan fuera de la protección internacional”. El objetivo, subraya, es “devolver a un mayor número de personas a sus países de origen”.

MSF asegura que las medidas epidemiológicas durante la crisis sanitaria por el coronavirus suponían un doble rasero. “La pandemia ha sido una muy buena coartada”, dice González, y ha servido para que ahora apenas haya barcos y operaciones de rescate en el Mediterráneo, asegura la responsable de Relaciones Externas de MSF, a causa de la política “de bloqueos burocráticos y administrativos”.

Desde 2015, el número de personas que han llegado a Europa a través del Meditarráneo no ha dejado de descender, por eso González cree que no se puede hablar de “efecto llamada” o de “crisis migratoria”, sino de una “crisis de acogida y un fallo estructural en la gestión de las políticas de migración y asilo con una falta flagrante de protección”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?