Domingo, 06 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Un mal día lo tiene cualquiera

Una boda amarga para Maria Callas

El 20 de octubre de 1968, Jacqueline Kennedy se casó con Aristóteles Onassis, un armador griego. A los estadounidenses les sentó mal, pero mucho peor a Maria Callas

El 20 de octubre de 1968, Jacqueline dejó de ser Kennedy para llamarse Onassis. Cinco años después de la muerte del presidente Kennedy, su viuda sorprendió a los Estados Unidos al volver a casarse, esta vez con Aristóteles Onassis, un armador griego de 62 años. Jackie aún no había cumplido los 40.

Pero si los norteamericanos vieron bastante mal que su viuda nacional se casara con este señor, mucho peor le sentó a Maria Callas. La cantante, considerada una de las mejores sopranos de la historia de la ópera, había sido la protagonista de un apasionado romance con Onassis. En 1957, cuando lo conoció, abandonó a su marido para estar con él, e incluso dejó de lado su carrera musical para poder estar más tiempo con su amado. Su gran ilusión era justamente que el magnate griego le propusiese matrimonio. Onassis, por su parte, había conocido a Jackie cuando esta estaba aún casada con John Kennedy, cuando la invitó a su yate para recuperarse por la muerte de su hijo Patrick, de solo un mes. Ya en esa ocasión se aseguró de que Maria no estuviese presente en el encuentro. Cuando Jackie se quedó viuda, y, sobre todo, cuando entró en pánico tras el asesinato de su cuñado Bobbie Kennedy, Aristóteles le ofreció un sitio seguro y tranquilo. Eso sí, sin avisar a Maria Callas, que tuvo que ver cómo el millonario la dejaba de un lado sin la menor consideración.

Curiosamente, las dos mujeres nunca llegaron a conocerse.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?