Miércoles, 02 de Diciembre de 2020

Otras localidades

Un mal día lo tiene cualquiera

Un asesinato que acabó en doble tragedia

Tras exiliarse por el asesinato de Julio César, Bruto y Casio se enfrentaron a Octavio y Marco Antonio en la doble batalla de Filipos. El 23 de octubre del año 42 a.C. significó el fin para uno de ellos

Si os menciono el nombre de Bruto, lo primero que os vendrá a la cabeza fue el asesinato de Julio César, un momento histórico al que Shakespeare añadió, siglos más tarde, la frase que lo acompañará para siempre: “¿Tú también, Bruto, hijo mío?”. Efectivamente, el día en que César fue apuñalado por un grupo de senadores romanos fue un mal día para él; para Bruto, en cambio, debió ser todo lo contrario: creía había logrado su objetivo de liberar a la República de un gobernante que, a su juicio, había acumulado más poder del que les convenía a todos. Pero Bruto había subestimado la popularidad de César entre la población de Roma, y el asesinato de César fue, contra sus pronósticos, el principio del fin para él.

En lugar de ver a los asesinos de César como liberadores, la opinión pública los consideró traidores, cosa que Marco Antonio utilizó en su favor. Bruto y Casio, su principal cómplice, no tuvieron más remedio que exiliarse. Se fueron a Grecia, donde acumularon todo el oro que pudieron y juntaron un ejército para hacer frente a lo que les venía encima. Octavio, heredero de César y futuro primer emperador de Roma, y Marco Antonio se enfrentaron a ellos en la doble batalla de Filipos. Tras el primer combate, las fuerzas de Casio resultaron vencidas, y él se suicidó.

Veinte días más tarde, el 23 de octubre del año 42 a.C., Bruto lideró el segundo ataque, que también acabó en derrota para él. Habiéndolo perdido todo, y con pocas ganas de ser capturado por el ejército enemigo, Bruto no vio otra solución que dejarse caer sobre la punta de su propia espada. A pesar de haberlo declarado traidor, Marco Antonio le dio un funeral honroso, ya que consideraba que, a pesar de todo, Bruto no había actuado movido por ambiciones personales, sino por el bien de Roma.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?