Domingo, 29 de Noviembre de 2020

Otras localidades

ACTUACIÓN EN DIRECTO Y ENTREVISTA

Rozalén: "Uno de mis mayores problemas es la incapacidad que tengo de decir que no"

'El árbol y el bosque' es el nuevo disco de Rozalén, que nos invita a alejarnos del ruido y emprender un viaje interior por unas canciones que atraviesan diferentes estados emocionales e invitan a la reflexión en los tiempos del ruido

Estos días todos tenemos la sensación de estar volviendo al principio. La palabra confinamiento vuelve a resonar en nuestras cabezas y regresan las peores sensaciones de la pandemia. Para hacer frente a lo que nos queda, en todos los ámbitos de la vida, nos gustaría recomendar un disco, de principio a fin: el último de Rozalén 'El árbol y el bosque', por hacer las veces de refugio. Y nos parece muy oportuno empezar a visitarlo en lugar de por el principio, que viene siendo lo habitual, por la última canción, una vieja conocida que la artista lanzó en plena cuarentena. Somos aves enjauladas con ganas de volar.

En un momento en el que todo el mundo quiere salir, moverse, ella propone viajar por dentro, conectar con la raíz, con lo imprescindible. Era un mensaje que tenía en mente antes de todo esto, pero que ahora resulta tan oportuno...

El título del disco, 'El árbol y el bosque', suena a cuento, a remanso de paz, pero en realidad hay mucha caña y energía en él… En su anterior disco contaba la historia de su familia. Ahora emprende un viaje más intimista, más personal también… Es un disco con mucha filosofía, un viaje interior; tras contar las historias de su familia, ahora le tocaba a ella, habla sobre el autocuidado, la necesidad de cuidarse uno mismo para poder cuidar a los demás. Y también hay crítica social.

Rozalén cuenta que se ha observado, escuchado y mimado más que nunca en el proceso de creación de este trabajo. Le ponía, además, un subtítulo al disco: "Que el bosque te permita ver los árboles", que le da la vuelta al refrán "Los árboles no dejan ver el bosque". Que la sociedad, el sistema, el ruido, la velocidad nos permitan descubrir a las personas, individualmente, observar en profundidad los ojos de quien tenemos delante. Detenernos en nuestra propia persona. Partir de ahí. Es una reflexión que escuchó en un documental de su admirado Luis Eduardo Aute.

En 'El árbol y el bosque', la cantante ha perdido además los puntos suspensivos que solía utilizar en los títulos de los discos. Será un punto y seguido en su trayectoria, pero en lo musical cada canción es de su padre y de su madre; es muy difícil de etiquetar este disco, se han vuelto locos probando cosas, hay sonidos orgánicos, folk, electrónica, rock, pop, cada vez quieren mezclar más. Es un disco energético.

Repite una vez más con su inseparable productor Ismael Guijarro en un álbum cargado de simbolismo y de filosofía. Más allá del simbolismo del disco, Rozalén está cada vez más ligada a la naturaleza. Ha cambiado la ciudad por un lugar más tranquilo, un pueblo en la sierra de Madrid que ha influido en cierta manera en estas canciones. Ha vuelto a sus orígenes porque ella se crio en un pueblo, vino a Madrid a estudiar musicoterapia y provocar que le pasaran cosas. Vivió en pleno centro y le encantó, pero necesitaba esa vida tranquila, el campo, aire libre, etc.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?