Miércoles, 27 de Enero de 2021

Otras localidades

Un Libro Una Hora

'Rebelión en la granja', por la libertad de prensa

Una novela deliciosa y a la vez terrible, una fábula inquietante y muy reconocible

George Orwell nació en Motihari, India, en 1903. Su nombre real era Eric Blair. Fue novelista, ensayista brillante y maestro de periodistas. Podría decirse que su breve vida resume los sueños y las pesadillas del mundo occidental en el siglo XX.

Orwell escribió sobre la clase obrera inglesa y la explotación en 'El camino a Wigan Pier', recogió su experiencia combatiendo el fascismo en la guerra civil española en 'Homenaje a Cataluña' y llegó a anticipar los nuevos tipos de sociedad en '1984'. Entre su vasta producción ensayística cabe destacar 'El león y el unicornio y otros ensayos'. A pesar de su temprana muerte, en 1950, se le sigue considerando la conciencia de una generación y una de las voces más lúcidas que se han alzado contra toda clase de totalitarismos.

Tuvo muchos problemas para publicar 'Rebelión en la granja', pero finalmente se publicó en 1945. Fue un gran éxito de ventas (en menos de cuatro años se vendieron más de 600.000 ejemplares) y se tradujo a varios idiomas. 70 años después de su publicación ha vendido más de 20 millones de ejemplares en todo el mundo y ha sido traducida a más de 70 idiomas. Es una novela deliciosa y a la vez terrible, una fábula inquietante y muy reconocible.

El prefacio que nadie quiso publicar

Orwell escribió un texto, a modo de prefacio, titulado 'La libertad de prensa', que nadie quiso publicar y que se encontró en 1971. A partir de entonces, apareció en algunas traducciones pero siguió sin incorporarse a las ediciones posteriores. En él Orwell dice: "La lealtad acrítica a la URSS es la ortodoxia dominante hoy y, cuando ven amenazados los supuestos intereses de la URSS, están dispuestos a tolerar no solo la censura sino la falsificación deliberada de la historia".

Y continúa: "Hace más de diez años que estoy convencido de que el actual régimen ruso es fundamentalmente malo, y exijo el derecho a decirlo, por mucho que seamos aliados de la URSS en una guerra que quiero que ganemos. Si algo significa la libertad es el derecho a decirle a la gente lo que no quiere oír. En nuestro país son los liberales quienes temen a la libertad y los intelectuales quienes pretenden denigrar el intelecto: he escrito este prefacio para llamar la atención sobre este hecho".

George Orwell también escribió 'Rebelión en la Granja' para prevenir de los peligros del estalinismo y de los gobiernos totalitarios, según sus propias palabras. Esa misma intención le llevaría a escribir unos años después '1984', una obra que lo colocaría definitivamente en el elevado puesto que ocupa en la literatura universal.

Una nación gobernada por cerdos

'Rebelión en la granja' ofrece una lectura menos amarga, en parte por el uso continuado de la ironía y, sobre todo, por la peculiaridad de que eligiera al mundo animal para construir esta efectiva fábula. Con absoluta maestría, personificó en los animales a los protagonistas reales de la Historia y creó situaciones que, simbólicamente, hacían referencia a la Rusia del siglo xx.

Se publicó en Inglaterra en 1945, al término de la Segunda Guerra Mundial. Puesto que la novela era una fábula sobre los peligros del estalinismo, Orwell tuvo que enfrentarse a numerosas dificultades para su publicación. Hay que recordar que en ese momento el respaldo de Occidente a la Unión Soviética todavía era muy importante debido a su apoyo como aliada de las democracias en la victoria sobre Alemania. Concretamente Gran Bretaña, patria de Orwell, estaba combatiendo codo con codo con los rusos en contra de los nazis, de manera que era bastante embarazoso, diplomáticamente hablando, que un país aliado apareciera retratado, aunque fuera en la ficción, como una nación gobernada por cerdos.

En una de las dos introducciones a 'Rebelión en la granja' escritas por Orwell, este confesaba su propósito de denunciar el mito soviético, ese infierno oculto bajo la imagen de una utopía emergente y que él había descubierto durante su participación en la guerra civil española.

Un niño de diez años, la inspiración de Orwell para crear 'Rebelión en la granja'

Orwell quería escribir un relato fácil de entender con el fin de poderlo traducir a otros idiomas, pero le faltaban los elementos con los que urdir la trama. Finalmente, la idea se la dio un niño de unos diez años que conducía un carro enorme tirado por un caballo al que el pequeño azotaba con la fusta cuando el animal trataba de desviarse del camino.

"Pensé que si los animales llegaran a ser conscientes de su fuerza, no tendríamos poder sobre ellos, y que los hombres los explotan del mismo modo que los ricos al proletariado". De este modo surgió 'Rebelión en la granja'.

'Rebelión en la granja' denuncia de manera sencilla y eficaz la tendencia que tienen los individuos a mantener estructuras de clase incluso en sociedades en las que se supone se ha proclamado la igualdad. La novela muestra cómo los animales, que han permanecido unidos para rebelarse ante un enemigo común, los seres humanos, vuelven a estar internamente divididos una vez que lo eliminan y el nuevo opresor, otro animal como ellos, asume un control totalitario.

Cuando Napoleón toma las riendas de la Granja Animal, vuelve a crear una estratificación social, en la que a los cerdos, especie a la que él pertenece, se les concede privilegios de los que los otros animales no pueden beneficiarse. En ese estado jerárquico, se asume que los cerdos poseen una inteligencia superior, lo que, además de eximirlos de los trabajos más duros, justifica que sean ellos quienes tomen las decisiones.

Aunque podría aplicarse a cualquier totalitarismo, esta parábola sobre el socialismo soviético representa un brillante y mordaz retrato de la corrupción y el horror que conlleva la ambición política del poder sin límites. Los personajes son animales de una granja que se rebelan contra sus dueños, los hombres, para luego crear una estructura social peor que la anterior.

Así como en '1984' Orwell describe a una dictadura triunfante y las consecuencias de este nuevo régimen en la sociedad, 'Rebelión en la Granja' nos muestra la gestación y subsiguiente destrucción de un proyecto revolucionario. Según escribe Christopher Hitchens en el epílogo de una edición de la novela en 2010, la novela reúne "la síntesis de los principales temas orwellianos como el odio a la tiranía, el amor a los animales y a la campiña inglesa y una profunda admiración por las fábulas satíricas de Jonathan Swift".

Los últimos audios de Un Libro Una Hora

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?