Miércoles, 25 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Pornografía

El porno en tiempos de mascarilla: más lugares abiertos, triunfo de lo 'amateur' y fetichismo con el virus

Los españoles pasan nueve minutos y cuarenta segundos en una página porno. A partir de los 55 años, los usuarios tardan de media dos minutos más en hacer una "visita" a la web. Esta noche en 'Hora 25' hablamos de la industria del porno en tiempo de mascarillas

El estancamiento generalizado de la economía ha afectado directamente a las productoras de porno que acusan también las pérdidas

"Los actores y actrices han asumido con total normalidad que hay que hacerse un test", nos explica una cineasta de pornografía

Una de las principales web porno del planeta ha publicado el dato sobre el tiempo que pasamos los españoles de media navegando por este tipo de páginas. Nueve minutos y cuarenta segundos, de media. Después hay diferencias según las edades. Lo cierto es que en el último 'blackfriday', PornHub dio la oportunidad de suscribirse "de por vida" a sus usuarios, una opción de pago entre tanta pornografía gratis. 

¿Cuál es el perfil de una persona que decide meter los datos de su tarjeta en internet y pagar por porno toda su vida? PornHub en el último año ha batido su récord de visitas: 42.000 millones de reproducciones. En España el 68% de los usuarios son hombres y el 32% mujeres y la mayor parte consume a través del móvil. En el último año se subieron unas 600.000 horas de material pornográfico. Hablamos en este tramo de 'Hora 25' de la industria del porno. 

Paco Gisbert es periodista y pornógrafo y ha estado en los micrófonos de la Cadena SER. "Desde hace unos 10-15 años el porno se vuelca todo en internet, lo que antes hacían productoras, ahora lo hacen grandes compañías", explica Gisbert. El periodista asegura que prácticamente la industria del porno es un monopolio que además es "peligroso" porque "ellos ponen las reglas". Gisbert se refiere a la multinacional 'MindGeek' que tiene la propiedad de las principales páginas porno del mundo y en el último año ha ingresado 460 millones de dólares. 

El pornógrafo señala que hay dos maneras de percibir dinero en estas plataformas. La primera opción es subir los vídeos en una calidad baja o mala y si quieres verlo en HD o alta calidad, debes pagar. La otra manera, es directamente el tráfico que se monetiza o bien vendiendo tráfico y el otro con publicidad en forma de banners o pequeños anuncios. Sobre el consumidor que paga por el porno, Gisbert señala que es "alguien que busca una especialización excesiva que no le ofrecen otras páginas". El periodista señala que depende de la parafilia que tenga ese consumidor. 

"Los latinos tenemos esa forma de ser de que todo nos salga gratis, los anglosajones son mucho más rectos y triunfan mucho más allí", explica. Sobre la cantidad de gente que vive y depende del porno en España, Gisbert señala que no es "muy grande" pero ha habido un "repunte" en los últimos años porque ha habido una gran cantidad de empresas que han venido de fuera "porque hay grandes profesionales aquí". 

Porno gratis y negocio

Anneke Necro es directora creativa de 'Mantis Lab' y considera que el porno gratis "no nos lo pone fácil". En el caso de los actores y actrices, Necro explica que las opciones que tienen para ganar dinero es o bien vender esas escenas a páginas intermedias que paguen por ello y lo suban de forma gratuita o ponerlo gratis a "modo de escaparate"

"Lo que ha sucedido con el porno es que siempre ha sido tabú, pero antes a la gente que le gustaba la pornografía había como una especie de culto. En el momento en el que hay un montón de vídeos gratis, se devalúa, parece que no tenga ningún tipo de valor", explica. Según ella, ahora las producciones son más básicas porque los costes también son más bajos y se ha creado una sensación de que es algo por lo que no merece pagar. 

Porno alternativo

Irina Vega es productora y CEO de 'Altporn4u' una plataforma de porno alternativo, esto es, un tipo de porno que se sale fuera de la corriente 'mainstream' o reglas establecidas. Por ejemplo la duración del vídeo. "Yo pienso que el sexo tiene que durar lo que tiene que durar", explica. Además, "hay toda una producción de fotografía", señala. Irina asegura que el público objetivo "no suele ser joven". 

Porno y pandemia

Paulita Pappel, cineasta, productora, directora y actriz porno afincada en Berlín y Silvan, actor porno en Barcelona nos explican cómo se conjuga la pornografía y la pandemia. Pappel señala que al principio todo se paró, pero luego cuando se ha retomado todo tratan de grabar las escenas en lugares abiertos y bien ventilados. "Guardamos la distancia y llevamos mascarillas", explica. 

La cineasta indica que a los actores y actrices se les hace una PCR y lo han asumido con total normalidad porque suele ser un sector muy controlado con otro tipo de test, en este caso de transmisión de enfermedades sexuales. "El porno amateur está pasando mucho más, pero por suerte nuestro proyecto es el modelo ideal para cuando empezó la pandemia, en la industria la gente está intentando encontrar diferentes opciones teniendo en cuenta la situación en la que estamos", explica Pappel. 

Por su parte, Silvan señala que ha aumentado el fetichismo hacia personas "enfermas" como si tuvieran el virus e incluso también fetichismo con mascarillas. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?