, 28 de de 2020

Otras localidades

Los cafeteros

"Esto me recuerda a un campo de concentración nazi y no entiendo qué más tiene que pasar para que se cierre"

La crisis migratoria que sufre Canarias condena a miles de inmigrantes que llegan a sus costas en patera a vivir en unas condiciones indignas e inhumanas por la falta de previsión de las autoridades

La llegada de pateras a las costas españolas es una de las realidades que la covid-19 no ha parado. Desde el 1 de enero hasta mediados de noviembre, 17.000 personas a bordo de 553 embarcaciones irregulares llegaron a Canarias, lo que supone un aumento del 1.000% con respecto al mismo periodo del año pasado.

El archipiélago sufre una presión migratoria que hace muchos años no vivía. Abián Montesdecoa, Pediatra del Servicio autonómico de Salud, ya advertía a principios de septiembre en La Ventana sobre las condiciones infrahumanas en las que se atendían a 1.000 personas que habían atracado en los muelles del sur de la isla tras varios días de travesía. Dos meses y medio después, se ha doblado la cifra.

Montesdecoa reconoció que, en este punto, “los profesionales sanitarios nos sentimos indignados, hartos, absolutamente avergonzados y, sobre todo, decepcionados con un Gobierno al que se le presupone que una sensibilidad especial para los problemas sociales y la defensa de los débiles”.

Hoy en día, la realidad no ha cambiado mucho desde su última denuncia. “Se les permite estar acinados, en medio de una pandemia, sin separación de personas con covid confirmadas durante días y sin que Salud Pública saque a estas personas. Las estamos condenado a contagiarse de esta enfermedad y de otras”, explicó.

El médico también detalló que los migrantes que llegan a este muelle, “duermen en el suelo, a la intemperie, con el frío de la noche y con más de 35 grados durante el día sin poder asearse en semanas tras una travesía de entre 3 y 11 días en una patera; con racionamiento de agua, que muchos llegan medio deshidratados y se les raciona con garrafas que comparten; dándoles de comer solo bocadillos; algunos de ellos hasta descalzos”.

“Esto me recuerda a un campo de concentración nazi, no le veo ningún otro símil. No entiendo cómo esto está pasando en España y no entiendo qué más tiene que pasar para que cierre ese muelle hoy”, lamentó el pediatra.

Tal y como relató Montesdecoa, los inmigrantes son discriminados y “se les reprime o se les controla, a veces, con una violencia innecesaria y reciben todo tipo amenazas”

Con todo, el médico manifestó su enfado, alegando que “esto sobrepasa cualquier límite. Los derechos humanos de estas personas quedaron atrás hace mucho tiempo”.

Las autoridades pudieron haber evitado esta catástrofe a tiempo, ya que, tal y como apuntó el colaborador, “no hace falta ser muy inteligente para saber que, cuando hay una pandemia, va a afectar a todos los países. Y en aquellos en donde no hay una protección social como existe en España y todo viene abajo, allí no hay ERTES. Entonces, esa gente va a aumentar su necesidad de moverse. La culpa es de la desigualdad entre sociedades".

“Esto se podía prever, porque se sabe que en septiembre aumenta el tráfico. Con todo esto mezclado, era evidente que iba a aumentar el tráfico de personas”, concluyó.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?