Domingo, 29 de Noviembre de 2020

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

La cita previa, el nuevo "vuelva usted mañana" de la administración

Analizamos los retrasos en la tramitación del Ingreso Mínimo Vital y en las citas de extranjería: ¿Tenemos una administración pública del siglo XX?

“Relacionarse con la administración acabará siendo el privilegio de una élite”. Lola Contreras de la Asociación Andaluza de Barrios Ignorados pronuncia esta frase que define la situación en la que están la mayoría de familias que quieren solicitar el Ingreso Mínimo Vital. Este gran paso en la lucha contra la pobreza y la exclusión, aprobado por el actual gobierno, se ve lastrado por la dificultad de gestionarlo. Primero por la falta de personal en la administración para tramitarlo y ayudar en la gestión de esa tramitación. Y segundo por que se tiene que coordinar con las ayudas que tiene cada Comunidad Autónoma. Lola nos cuenta que la situación en los barrios más desfavorecidos, en este caso en ciudades andaluzas, es muy dramática porque pese a tener aprobados esos recursos no tienen acceso a ellos y son las redes vecinales y de asociaciones quienes les siguen ayudando en su día a día.

La pesadilla de la cita previa en Extranjería

Jimena Villagran es periodista y sigue esperando su tarjeta de residencia, que tramitó cuando se casó hace un año y medio. Nos ha contado la peripecia de una ciudadana extranjera, primero para casarse con un español pasando una prueba para evitar matrimonios de conveniencia. Y después luchando para obtener la necesaria cita previa en extranjería. Esta es una denuncia recurrente, porque las mafias están acaparando estas citas y las revenden aprovechándose de la situación desesperada y de necesidad de quienes necesitan regularizar su situación administrativa para todo. Ella finalmente lo consiguió gracias a una red solidaria de mujeres migrantes, #Tecedounacita. Ahora sigue teniendo tan solo un resguardo que con suerte en unos días será ya su tarjeta de residencia.

Quienes siguen en un limbo administrativo y vital son las personas que llegaron en el Aquarius en julio de 2018. En ese momento la llegada al puerto de Valencia de ese barco con migrantes rescatadas de las aguas del Mediterráneo fue la foto del nuevo talante en Moncloa tras el triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez. Dos años y medio después de las 374 personas que solicitaron asilo tan solo se han resuelto 66 peticiones. Se ha concedido protección a 8 personas, a 49 se le han denegado y otras 9 se han archivado. El resto sigue pendiente, una de las voluntarias de la Asociación Aquarius Supervivientes nos cuenta que tienen una tarjeta roja (de solicitante en tramitación de protección internacional) ya caducada, y aunque el gobierno por la pandemia prorrogó su vigencia, “cuéntale tú a quién ni siquiera sabe qué es ese documento que a pesar de poner que está caducado vale y que les dé trabajo o les alquile un piso”. Están en una situación más que dramática por esa situación y porque no tienen red que les sostenga.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?