Domingo, 17 de Enero de 2021

Otras localidades

No vale apelar siempre a la responsabilidad de cada uno

Para evitar la movilidad, clave como se ha demostrado en la contención de la pandemia, solo hay una vía: restringirla, prohibirla

Cadena SER

Pide el ministro Salvador Illa que en Navidad nos quedemos en casa, pero luego dice que podemos viajar solo para visitar a familiares o allegados. Cuando se le pregunta que se considera familiar o allegado responde algo tan ambiguo como aquel con quien se tiene un vínculo emocional y cuando al final se le pregunta cómo se va a controlar que los viajes que se realicen sean, efectivamente, para visitar a familiares y allegados tampoco tiene respuesta.

Conclusión, sean ustedes responsables porque con las medidas anunciada ayer y aprobadas en el Consejo Interterritorial, Gobierno y comunidades se han quitado del medio y le han pasado, otra vez, la responsabilidad a los ciudadanos. Si hay una tercera ola después de la Navidad ya sabrán hacia dónde mirar y a quién señalar.

Para evitar la movilidad, clave como se ha demostrado en la contención de la pandemia, solo hay una vía: restringirla, prohibirla.

Pedir que nadie viaje y ofrecer una excepción tan amplia es del todo absurdo. Como lo es la limitación del número de comensales que se van a sentar a la mesa; ¿es posible controlar que en todas y cada una de las casas españolas sean un máximo de diez? Otra vez la responsabilidad de cada uno de nosotros se convierte en indispensable para evitar la tercera ola.

Y es que, en definitiva, hay algo que no se atreven a decir ninguno de los responsables políticos que participan en las reuniones de las que salen las decisiones: este año no se puede celebrar la Navidad. Como todos los años, seguro que no, y de otra manera, no hay otra manera de hacerlo si queremos acabar con la pandemia.

El núcleo familiar, los convivientes, deben ser, como lo fueron durante todo el confinamiento, los únicos compañeros de mesa.

Ya sé que es muy complicado tomar decisiones que sean impopulares, aunque, por ejemplo, en Italia no les está temblando el pulso con las restricciones navideñas. Pero no vale apelar siempre a la responsabilidad de cada uno, bastante ha demostrado la gente tener grandes dosis de sentido común.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?