Miércoles, 24 de Febrero de 2021

Otras localidades

SANIDAD SANIDAD Darias pide extremar la "prudencia" ante la "ralentización" del descenso de los contagios

Los países en desarrollo, a la cola en el acceso a la vacuna contra la COVID

La pandemia de COVID-19 se ha mitigado en el norte, pero sigue matando en el sur. Mientras los países desarrollados aceleran su vacunación, los países más empobrecidos no van a tener un acceso equitativo a la vacuna, a merced de las reglas del mercado

Los países ricos se han hecho con el 75% de las vacunas contra el coronavirus disponibles en el mercado. En Europa ya incluso hay carreras entre los países para su distribución, con Reino Unido y Rusia anunciando el inicio de su campaña de vacunación para el próximo lunes mientras que la Comisión Europea espera aprobar el preparado de Pfizer y BioNTech a finales de año.

Entretanto, “los países pobres lo tienen muy difícil”, lamenta Cristina Muñoz, directora de Alianza por la Solidaridad, porque “el primero en llegar con más recursos se queda con el abastecimiento”.

Para evitar que el acceso a la vacuna quede en manos del mercado, Naciones Unidas ha puesto en marcha el mecanismo COVAX para la distribución equitativa de vacunas contra el coronavirus. Su objetivo es lograr 3.400 millones de euros hasta diciembre, algo que parece imposible, asegura Muñoz y que “implicará consecuencias porque tendremos vacunas que no van a ser asequibles ni accesibles siguiendo el criterio de quienes más lo necesitan”.

En los países empobrecidos, con una gran deuda externa, sin servicios públicos de calidad, hay un colapso mucho mayor de los sistemas sanitarios. Por eso “si se alcanza una solución para la epidemia, no debe quedarse solamente en el mundo desarrollado”, defiende Muñoz, que considera “vergonzante” la falta de acceso igualitario a la vacuna.

Además, si los problemas logísticos que entrañan las vacunas, que requieren una cadena de frío extremo para sobrevivir, están suponiendo un reto para todos los países, lo son más aún en África, donde creen poco probable que las vacunaciones comiencen hasta mediados del próximo año.

África, que ha registrado más de 2,2 millones de infecciones entre sus 1.300 millones de habitantes, espera que el 60% de su población sea vacunada contra la COVID-19 en los próximos dos o tres años. De lo contrario, alertan las autoridades, el virus “se hará endémico”.

Pero además de equidad en el reparto, Alianza por la Solidaridad reclama una igualdad, empezando por la igualdad de género. En un mundo en el que se da discriminación, dice su directora, y en el que hay países que priorizan la educación o acceso sanitario de los niños varones frente a las niñas cuando deben reducir gastos familiares, es necesario “poner el acento y que con la vacuna no ocurra lo mismo”. También subraya la desigualdad que sufren personas migrantes, desplazados o apátridas.

Los intereses cruzados en el gran negocio que son las vacunas hacen necesario un control de las sociedades para evitar los casos de corrupción. “Donde hay mucho dinero involucrado hay muchos riesgos de que haya negocio a costa de los más débiles”, recuerda Muñoz.

El impacto económico y social de la pandemia tampoco ha sido igual de grave en los diferentes países, aumentando la vulnerabilidad y la brecha entre ricos y pobres. “Hay países donde la economía informal es la mayoritaria, donde la gente tiene que salir cada día a ganarse el pan de ese día”, y los largos confinamientos han sido especialmente dañinos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?