Miércoles, 03 de Marzo de 2021

Otras localidades

Naiara, huérfana por violencia de género: "De no ser por la beca Soledad Cazorla, no habría podido estudiar"

El Fondo de Becas Soledad Cazorla celebra un año más la 'Lotería de la Madrina', cuya recaudación se destina a los huérfanos por violencia de género

El Fondo de Becas Soledad Cazorla celebra, por sexto año consecutivo, la ‘Lotería de la Madrina’, una iniciativa solidaria en la que diez rostros conocidos amadrinan un número de la Lotería del Niño y, si toca el reintegro, el fondo se queda con la mitad, es decir, diez euros de cada décimo comprado. La recaudación de esta campaña, promovida por la Fundación Mujeres y Playloterias, se destina íntegramente a la financiación de formación académica y tratamiento psicológico para huérfanos de violencia de género. Carles Francino, director de La Ventana, ha amadrinado este año el número 45.124.

El fondo de becas que celebra esta iniciativa debe su nombre a Soledad Cazorla, la primera mujer Fiscal de Sala contra la Violencia sobre la Mujer, quien desempeñó este cargo desde el año 2005 hasta su fallecimiento en mayo de 2015, siendo responsable de constituir y dirigir la red de fiscales especialistas en violencia contra la mujer. Hemos hablado con Joaquín Tagar, viudo de Soledad, periodista, y promotor del fondo.

Tagar ha insistido en la necesidad de continuar incidiendo en la lacra de la violencia de género. Y pone como ejemplo el último asesinato machista, sucedido la pasada semana en Torrejón de Ardoz. “La mujer puso una denuncia y se permitió que él se llevase a sus hijos. Cuando fue a devolvérselos, la mató”, espeta Tagar, que asegura que los niños son muchas veces quienes más sufren en estas situaciones, y recuerda que “un maltratador nunca es un buen padre”. A pesar del éxito de su iniciativa, Joaquín lamenta que “ojalá no fuese necesaria”, pero advierte que los huérfanos de la violencia de género “todavía no están del todo protegidos”.

Una de las receptoras de esta ayuda es Naiara, de 21 años, quien asegura que “si no fuera por el Fondo de Becas Soledad Cazorla, no habría podido estudiar”. Naira estudia un grado superior en integración social, y tenía tres años cuando su padre asesinó a su madre. A partir de este momento, ella y sus hermanos se trasladaron al pueblo de sus abuelos maternos. Aunque gracias al fondo y a la ayuda de sus allegados, “nunca les ha faltado de nada”, Naira nos cuenta que nunca han recibido nunca una ayuda del estado, ni siquiera tratamiento psicológico.

Tagar, aunque lamenta lo “espeluznante de la situación”, asegura que se alegra muchísimo de que personas como Naiara hayan podido salir adelante gracias a su iniciativa, que actualmente ayuda a más de sesenta huérfanos. El padre de Naira se quitó la vida hace unos años, algo ante lo que únicamente sintió “alivio”. Dentro de unos años, Naiara quiere haber terminado sus estudios y poder “ayudar a las personas”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?