Miércoles, 27 de Enero de 2021

Otras localidades

La factura del temporal: ¿cuánto es y quién la paga?

Lo único que cubren los seguros públicos son los daños por "inundación, embate de mar o de tempestad de viento con rachas que superan los 120 kilómetros por hora"

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

El temporal que hemos vivido y las heladas que estamos viviendo dejan una fcatura millonaria que todavía se está evaluando. ¿Quién va a pagar la factura? Los seguros públicos no pagarán estos daños. Ésa es la respuesta corta. Si tiene un seguro privado que cubra daños por nieves, lo pagará la compañía de seguros. Si no, nadie porque el seguro público que cubre emergencias climáticas no va a cubrir los daños aquí.

El llamado Consorcio de Compensación de Seguros, un organismo que cubre esas catástrofes desde que se aprobó su nueva legislación en 1998 no se hace responsable. Es más, literalmente, afirma que "las nevadas no se encuentran incluidas en la relación de los riesgos extraordinarios que indemniza". Eso significa que no cubrirá "ni los daños a las personas, ni los daños materiales ni la pérdida de ingresos o lucro cesante".

Lo único que cubren los seguros públicos son los daños por "inundación, embate de mar o de tempestad de viento con rachas que superan los 120 kilómetros por hora".

La legislación actual deja esa paradoja: si la nieve se derrite y provoca inundaciones, eso sí tiene cobertura pública. Si no, la nieve sola, no tiene cobertura alguna.

Madrid ha pedido la declaración de zona catastrófica para recibir ayudas económicas. ¿De cuánto dinero podemos estar hablando? El balance de daños de las cada vez más frecuentes "tempestades ciclónicas atípicas", así se llama en el mundo de los seguros a precipitaciones como las que estamos viendo, son de decenas de millones de euros. De lo más reciente a lo más remoto:

  • La DANA, la gota fría, del pasado mes de septiembre provocó pérdidas estimadas por el Consorcio en 20,4 millones de euros y a 63.304 siniestros.
  • Antes, la borrasca Gloria de enero de 2020 dejó una factura tras de 97 millones de euros tras un total de 12.223 siniestros.
  • Un par de años antes, las inundaciones de Baleares en 2018, aquellas en que Nadal hizo de voluntario en Sant Llorenç, y que golpearon también a Andalucía y Catalunya dejaron una factura de 26,6 millones de euros tras más de 5.500 afectados.
  • Y lo más costoso ha sido el terremoto de Lorca, en Murcia. En 2011 el Consorcio de Compensación de Seguros decidió asumir las indemnizaciones que valoró inicialmente en 36 millones de euros. 4 días más tarde, la ministra Elena Salgado anunció un pago de 70 millones de euros. 2 años después, el Consorcio había pagado 451 millones.

20,4 millones, en cualquier caso, es la factura mínima que se ha marcado en estos grandes acontecimientos climáticos.

Con los datos de las aseguradoras en la mano, las catástrofes climáticas son cada vez más frecuentes y cada vez más caras. En 1999, primer año en vigor de la nueva normativa, se pagaron 2 millones de euros en indemnizaciones por daños climáticos. 2.072.000 euros.

En el año 2009 fueron 585 millones y otros 144 millones más al año siguiente. Si uno hace balance, de los 2.000 millones que se han pagado en indemnizaciones por inundaciones y gotas frías desde que hay registros en España en 1971, de esos 2.000 millones más de 1.000 millones se han pagado en la última década.

Así que esta nevada es la nevada del siglo, pero no es la única, probablemente tampoco la última, factura que nos pasa el clima. Cada vez son más y cada vez son más caras.

Gráfico de la factura climática. / CADENA SER

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?