Viernes, 26 de Febrero de 2021

Otras localidades

El día en que unas quitanieves republicanas entraron en la Barcelona franquista

Hablamos con Florenci Rey, que ha publicado hoy en El País la historia de Andreu Claret, un exiliado republicano que, en 1962, consiguió permiso para entrar en España y despejar las calles de Barcelona con sus máquinas quitanieves

Esta mañana, El País publicaba la historia del día en que las máquinas quitanieves propiedad de un exiliado republicano entraron a descongelar la Barcelona franquista tras la gran nevada de 1962. El artículo lo firma el meteorólogo Florenci Rey, y cuenta cómo José María Porcioles, el entonces alcalde de una ciudad colapsada, recurrió a su conocido Andreu Claret, quien 23 años antes cruzó los pirineos junto a un ejército republicano casi derrotado, para retirar la nieve de las calles de la Ciudad Condal.

Florenci Rey ha pasado hoy por los micrófonos de La Ventana para contarnos cómo se gestó esta historia que “todos los profesionales de la información meteorológica conocen muy bien”. Andreu Claret fue uno de los fundadores de ERC, el responsable sanitario del repliegue de las fuerzas republicanas en el frente del Ebro, y el encargado de la seguridad del Gobierno republicano en su huida hacia Francia.

Años después, Claret se instaló en Andorra, donde acabó convirtiéndose en uno de los principales profesionales de las comunicaciones de montaña, siendo el encargado del mantenimiento del paso entre el país pirinaico y Francia. Durante la posguerra, trabó amistad con José María Porcioles, ya que el “establishment” catalán elegía Andorra como destino turístico durante el invierno. De esta relación nació la idea de que fuese el equipo de Claret quien retirase la nieve de Barcelona, tras conseguirle Porcioles un permiso para entrar en España más de dos décadas después, y regresar a Francia sin ser detenido.

Lo que más llama la atención de esta historia a Florenci es “que pueda haber entendimiento para resolver una emergencia entre dos personas que 20 años antes estaban pegándose tiros”. Sobre cómo se aprobó que un exiliado político pudiese cruzar la frontera española, no hay información esclarecedora, pero Florenci asegura que conocidos de Claret le han sugerido que “el propio Porcioles fue quien le solicitó a Franco este permiso” para remediar una situación climática que “se parece extraordinariamente a la que estamos viviendo ahora”.

En esta historia aparece, de manera colateral, el mítico violonchelista Pau Casalls, quien trabó amistad con Claret tras conocerse en el exilio francés. Precisamente el músico fue quien intercedió por Claret tras ser éste detenido por la Gestapo, un episodio que forjó una relación entre ambas familias que se mantiene hasta el día de hoy.

Sobre el temporal Filomena, Florenci dice sentirse “emocionado desde un punto de vista técnico”, pero “hastiado por el revuelo político que la nevada está generando”. Del mismo modo, el meteorólogo asegura que “estos fenómenos extremos serán cada vez más frecuentes”, por lo que necesitaremos “esfuerzo personal y una mínima legislación que nos permita tener herramientas para combatirlos”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?