Miércoles, 03 de Marzo de 2021

Otras localidades

Coronavirus Covid-19

Cerrar la hostelería o dejar abierto con toque de queda: un vaivén de medidas para una ola imparable

Dos modelos distintos para establecer restricciones: cerrar toda la hostelería ante el aumento desmedido de los contagios o imponer un toque de queda adelantado, pero todavía laxo, porque permite consumir hasta las 22:00. Son los casos de la Comunitat Valenciana y la Comunidad de Madrid

¿Son dos modelos para gestionar la pandemia? ¿O simplemente dos modelos económicos distintos? Salvar la salud, salvar la economía. No siempre son cuestiones encontradas. Lo que sí sabemos es que después de un año de pandemia, el argumento y la medida más eficaz para contener el virus es parar la vida social y la movilidad. En España, dentro del marco jurídico del estado de alarma, empiezan a haber distintas formas para afrontar el embate imparable de esta enfermedad. La Comunitat Valenciana tiene ya más del 50% de sus camas UCI ocupadas y ha decidido suspender toda la actividad hostelera. Madrid, con el 42% de sus camas ocupadas mantiene los bares abiertos hasta las 22:00. 

Aurora Torres, propietaria de "La Herradura los Montesinos" en Alicante nos cuenta que está prácticamente en la ruina. "¿Qué hacemos con el género comprado?", se pregunta en 'Hora 25'. Asegura que les han prometido ayudas, pero "nadie nos dice cómo tenemos que cerrar, está la gente aterrorizada". 

Amílcar Arango es el encargado de "El Lugar de Martina", en Madrid. Ellos han facturado hoy unos seiscientos euros que no es ni la mitad de lo que facturaban antes de la pandemia. "Si nos cierran las cenas, nos hundimos", dice. Ahora son 14 personas trabajando, pero hay más que están en ERTE. "Los clientes llegan con la mascarilla, pero cuando se sientan se quitan la mascarilla y tenemos que estar recordándoles que se la pongan", nos cuenta. 

El virus en la hostelería, según los expertos

José Antonio López Guerrero es virólogo y entiende que los casos que se producen en el seno de los hogares se dan porque vienen de fuera. Todavía no se sabe cuál es el origen del 50% de los brotes, pero hay ciertos factores que aumentan el riesgo. Precisamente no llevar mascarilla en lugares cerrados. "Con 700 infectados por 100.000 habitantes no se puede decir que estemos decelerando, hay transmisión comunitaria y obviamente el colectivo de la hostelería no tiene la culpa, pero están en el foco de la transmisión de la enfermedad", dice el virólogo. 

"Mirar para otro lado no conlleva nada bueno. Si no hacemos nada, absolutamente nada y pensamos que el 99% de los españoles, ¿podemos hacer ese pago? Obviamente no. Cuanto más laxas sean las medidas, habrá más muertos. Ahora que en Madrid hemos triplicado la cifra de riesgo extremo, ¿dónde está el límite?", dice airado López Guerrero. Y sentencia que no habrá economía sin salud. 

Raymond Torres, director de Coyuntura de Funcas señala que la sucesión de aperturas y cierres en la economía tiene un efecto nefasto. "El contagio según los virólogos se producen en interiores porque no se lleva mascarilla, es un método que tiene un coste, pero es muy pequeño comparado con el lastre económico que produce", dice. "No hay un dilema necesariamente entre economía y salud, para que la economía funcione tiene que haber un entorno sanitario bueno", explica. 

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?